El P. Lorenzo Fernández reflexiona sobre la celebración de la Pascua

Pascua
El P. Lorenzo en la celebración de Domingo de Ramos

Tras la Semana Santa comenzó el Tiempo Pascual que se alarga durante 50 días hasta el Domingo de Pentecostés. Es un momento de festividad y alegría para los cristianos ya que nos preparamos para la ascensión de Jesucristo al cielo delante de aquellos que le acompañaron en su misión evangélica (Día de la Ascensión). Desde la Parroquia de San Antonio de Padua, en Málaga, el Padre Lorenzo Fernández Riaño, nos ayuda a vivir este tiempo como buen cristiano.

 

– ¿Cuál es el verdadero significado de la Pascua para un cristiano?

-El verdadero sentido de la Pascua para el Cristiano es vivir los misterios de la Salvación actualizados en Jesucristo, como fuente de Vida que da sentido a su existencia. La Pascua es la Fiesta más importante del Cristiano, porque en ella celebramos el triunfo de Cristo sobre la muerte, que es el máximo enigma de la vida humana.

-Las manifestaciones de religiosidad popular, como las procesiones, las representaciones de la Pasión… ¿cree que favorecen al demostrar que la fe sigue viva o puede llegar a perjudicar?

-Más que perjudicar el sentido de la Pascua, habría que hablar de una cuidada reorientación y purificación de ciertos ritos de la Semana Santa, intentando evitar el solapamiento y/o paralelismo litúrgico-celebrativo. Tenemos que procurar una correcta armonización entre las Celebraciones Litúrgicas y los diversos ejercicios de piedad; pues en el caso de las procesiones se les está dando un lugar preponderante por motivos a veces de carácter cultural, de tradición, y a veces de promoción turística. Deberíamos orientar más la Semana Santa hacia la Resurrección, y no insistir tanto en los misterios de la Pasión y Muerte.

 -Como verdaderos cristianos, ¿cómo debemos vivirla?

-Para tener una auténtica vivencia de la Pascua, cada Comunidad de referencia, debe procurar sus tiempos y espacios celebrativos, en la primera parte del Triduo Pascual (Misa vespertina del Jueves Santo y celebraciones del Viernes y Sábado Santo durante el día), deberían ser más sobrias; y que la Noche Santa de la Resurrección sea una fiesta rebosante de Alegría.

– Y en San Antonio de Padua de Málaga, ¿cómo es la Pascua en la comunidad dehoniana?

-Al tratarse de una ciudad en la que la “Fe sale a la calle” en los días de la Semana Santa, no es fácil mantener el equilibrio de la Religiosidad Popular, hay más de 300 cofradías, con los momentos celebrativos litúrgicos de Semana Santa. Procuramos que el paso de la tristeza al gozo se exprese en la Vigilia Pascual, celebración del tránsito de Cristo de la Muerte a la Resurrección. Que se haga este paso en la Liturgia es fundamental, para vivir la realidad salvífica que se conmemora.

-Los jóvenes son el futuro de la sociedad y de nuestras costumbres, ¿de qué manera les podemos explicar el significado de la Pascua para que lo comprendan mejor?

-Cierto que es una asignatura pendiente por el hecho de que muchos jóvenes viven un momento de desorientación, incluso lejanía del fenómeno religioso, al menos en occidente en este siglo XXI. Pero también hay que decir, que hay otros muchos jóvenes que están enrolados en iniciativas, grupos y movimientos encomiables: Taizè, Jornadas Mundiales de la Juventud, Grupos Juveniles, Catequistas, Voluntariado, Misiones… donde muchos están implicados en las tareas de la Iglesia y la Nueva Evangelización. Por ello quiero ser optimista y apostar por un acompañamiento en la Pastoral Juvenil, donde los frutos se verán a más largo tiempo, donde haya comunidades de acogida y seguimiento que hagan posible la inserción de los jóvenes en los diversos carismas de la comunidad eclesial.

-¿Realizan actividades especiales para los jóvenes?

-En la Parroquia de San Antonio de Padua actualmente hay un grupo de 30 jóvenes, que forman parte de una Comunidad Neocatecumenal, en un proceso de crecimiento en su opción cristiana, que han sido enviados a anunciar la Alegría de la Resurrección en esta Pascua por los barrios de la Parroquia. Para el resto de la Comunidad Parroquial es un motivo de esperanza contar con un grupo de jóvenes animados y alegres dispuestos a dar su testimonio de fe, con la guitarra y la Biblia, sin avergonzarse de comunicar  que se puede ser joven y cristiano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *