Inicio de la Semana Santa con Domingo de Ramos

Domingo de Ramos

Comenzamos la Semana Santa con la celebración del Domingo de Ramos, día en que conmemoramos la entrada de Jesús en Jerusalén y la liturgia de la palabra, que evoca la Pasión del Señor en el Evangelio de San Lucas.

En este tiempo es importante recordar por qué Cristo murió y resucitó, celebrando y reviviendo su entrega a la muerte por amor a nosotros y el poder de su Resurrección.

El Domingo de Ramos se celebra la entrada triunfal de Jesús a Jerusalén en la que todo el pueblo lo alaba como rey con cantos y palmas. Este es el motivo por el cual llevamos nuestras palmas a la Iglesia para que las bendigan. Es un gesto profético que preanuncia su triunfo en la resurrección.

La celebración de este día consta de dos partes: la entrada de Jesús en Jerusalén con la bendición de los ramos y la Eucaristía que nos lleva a recordar al Siervo de Dios que sufre y muere para pasar al triunfo pascual.

El Siervo de Dios permanece siempre a la escucha de la palabra de Dios y la anuncia a pesar de que es ultrajado. El Siervo es Jesús. El Evangelio proclama la persecución y la muerte de Jesús para liberar a la humanidad sumergida en el pecado y la muerte (Evangelio).

Los Jóvenes Dehonianos, para este Domingo de Ramos proponen seguir el don de la Sabiduría, que se manifiesta fundamentalmente en los pequeños y los humildes. Así sucede entre las gentes de Jerusalén cuando reciben a Jesús con palmas y cánticos o con el centurión, cuando reconoce a Jesús en la Cruz como el verdadero Hijo de Dios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *