25 años de Vida Religiosa del P. Raúl del Val

Raúl del Val

El P. Raúl del Val Reizábal nació en Burgos. A los ocho años hice su Primera Comunión en le Parroquia de San Nicolás de Bari en Cerezo de Río Tirón y a los quince días recibió el sacramento de la Confirmación. A partir de entonces comenzó a ser monaguillo en su pueblo. Allí pasó su infancia, y a los once años fue interno al Seminario de los Padres Reparadores en Puente la Reina, por el año 1984 ya que sus padres buscaban una formación en valores humanos y cristianos.

Tras tres años estudiando en Puente la Reina le ofrecieron continuar estudiando con los Padres Reparadores y dijo que Sí. Con 14 años fue al Seminario San Jerónimo de Alba de Tormes, donde estuvo cuatro años. En el último año de vivencia en Alba de Tormes realizó el postulantado, donde el Maestro de Postulantes fue el actual Provincial, el P. José Luis Munilla. Al finalizar el postulantado se le brindó la oportunidad de seguir conociendo más a los Padres Reparadores. A los 18 años, el P. Raúl del Val decidió entrar en el Noviciado de los Dehonianos, era el año 1991. Un año de vivencias intensas, formación en Vida Religiosa, espiritualidad dehoniana… El maestro de noviciado fue el P. Francisco Javier Bravo Díez, que en paz descanse.

El 29 de septiembre de 1992, realizó su primera Profesión Religiosa en la Congregación, en la Parroquia Nuestra Señora de los Dolores en Salamanca. Allí estudió tres años de Teología en la Facultad Teológica de San Esteban y su trabajo pastoral se desarrolló en la parroquia como catequista de comunión y en Vistahermosa. El maestro del escolasticado fue el P. Julián Arroyo. Al tercer año de escolasticado, durante el verano fue a las tierras del P. Dehon, a San Quintín a aprender algo de la lengua francesa. Allí le acompañó el P. Antonio Tejado.

Raúl del Val

Después de los tres años en Salamanca, el P. Raúl del Val marchó a Novelda, acompañado por el P. José Mª Vidaurreta, el segundo año fue a Venta de Baños, donde le acompañó el P. Jesús Valdezate. En estas dos comunidades dehonianas tuvo la oportunidad de compaginar vida comunitaria, estudio y trabajo. Regresó a Salamanca en 1997 a terminar los estudios teológicos. Una vez acabados los estudios teológicos salió de experiencia comunitaria a Alba de Tormes, allí hizo el discernimiento para la Profesión Perpetua. Al curso siguiente, 1999-2000, le destinaron a la comunidad religiosa de Venta de Baños donde realizó la Profesión Perpetua el 13 de noviembre de 1999, donde hasta el año 2012 compartió vida, pastoral, trabajo… Durante estos años realizó los pasos previos para el sacerdocio: acolitado y lectorado, ordenación de Diácono por el Obispo D. Rafael Palmero y, por último, el 2 de julio de 2005, fue ordenado sacerdote en la Parroquia de Venta de Baños por el Obispo D. Rafael Palmero.

Este año e P. Raúl del Val ha celebrado sus 25 años de Vida Religiosa y le hemos realizado una pequeña entrevista para conocer mejor sus sentimientos en este tiempo.

-¿Cuándo se decantó por la vida religiosa?

Durante los años de Seminario, tanto en Puente la Reina como en Alba de Tormes, fui dándome cuenta de que me gustaba el estilo de vida que veía en los Dehonianos. La vida comunitaria me empezó a llamar la atención. Durante el año de Noviciado fue cuando dije que sí a la Vida Religiosa, con 19 años.

-De todos estos años, ¿qué momentos le han impactado o recuerda con más cariño?

Raúl del Val

Son muchas las experiencias vividas, las personas que me han ayudado a madurar, a crecer, amistades…  Recuerdo el momento de la solicitud a la Primera Profesión, los ejercicios espirituales antes de la Profesión Religiosa con el P. Carlos Luis, la Profesión Perpetua, de la ordenación de diácono y de sacerdote en Venta de Baños. Recuerdo algunas experiencias pastorales como la catequesis de comunión en Salamanca y Vistahermosa, el trabajo con los inmigrantes (comunidad senegalesa) en Cáritas.  Recuerdo el verano que me fui a San Quintín con Antonio Tejado a aprender francés. No quiero echar en el olvido a los religiosos que han estado en estos 25 años de Vida Religiosa, ¡¡GRACIAS!! Y quiero destacar la disponibilidad del P. Javier Bravo (q.d.e.p.), maestro de noviciado y a los PP. Julián Arroyo y Joaquín Izurzu, maestros del escolasticado para escucharme cuando lo necesitaba.

-Si echa la vista atrás, ¿qué personas recuerda por lo que le han aportado?

En primer lugar, a mis padres: Jesús y Avelina, pues mi vocación se inicia con ellos; a mi familia, por comprender desde el minuto cero me decisión, al párroco de mi pueblo, D. Restituto Barriuso (q.d.e.p.), al religioso claretiano P. Basilio Montañana (q.e.p.d.). A todos los religiosos dehonianos que han vivido y viven conmigo en las diferentes comunidades religiosas. A los claustros de profesores de Venta de Baños, Alba de Tormes y Puente la Reina. A mis amigos del pueblo. Y no puedo olvidar de mencionar a los doce que comenzamos el Noviciado el mes de septiembre de 1992.

-¿Qué destaca de estos 25 años de Vida Religiosa?

“Sé de Quién me he fiado”

La fidelidad, el amor, la paciencia y la misericordia de Dios; el Sint Unum, el trabajo y pastoral en el mundo educativo, la actividad misionera; la paciencia, la comprensión y el cariño de quienes me han acompañado en la formación; la capacidad de acogida y fraternidad que he recibido y recibo de los religiosos dehonianos con quienes he vivido y vivo.

1

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *