4º DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO

Muchas más sorpresas de las que podemos imaginar nos va regalando el Señor cada día. Hoy impacta a todos los presentes en la sinagoga de Cafarnaún, como puede hacerlo en nuestra celebración dominical. Jesús cura y sana a aquel que lo necesita, y lo hace con la autoridad y el conocimiento que le da su amor y su condición divina. Supliquemos la acción misericordiosa de Jesús en nuestras vidas, la cual, sin duda, también nos hace falta a nosotros

1ª lectura: Deuteronomio 18, 15-20“Pondré mis palabras en su boca”
Salmo responsorial (94): “Ojalá escuchéis hoy la voz del Señor, no endurezcáis vuestro corazón ” escuchar
2ª lectura: Corintios 7, 32-35 “Os digo esto para vuestro bien, no para poneros una trampa”
Evangelio: Marcos 1, 21-18 “Cállate y sal de él”

SUGERENCIAS:
– Música para la oración: El hombre de Gerasa (“Según tu Palabra”, Ain Karén) escuchar

.
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *