50 años de Ordenación Sacerdotal del p. Ramón Soriano Gil

El p. Ramón Soriano en la unción de enfermos en Quito
El p. Ramón Soriano en la unción de enfermos en Quito

El p. Ramón Soriano Gil nació en la Frontera (Provincia de Cuenca) un 28 de febrero del 1938 donde fue poco a la escuela ya que tenía que trabajar para ayudar a su familia. Este año ha cumplido sus 50 años de Ordenación Sacerdotal. Desde SCJ le hemos entrevistado para conocer mejor su trayectoria.

-¿Cuándo decidió decantarse por la vida religiosa?

-En el momento de hacer el noviciado en el año 1956-1957. En septiembre de 1957 hice mi primera profesión de votos.

Primera Misa en Salamanca en marzo de 1966
Primera Misa en Salamanca en marzo de 1966

-¿Cuándo comenzó su vinculación con los Padres Reparadores-Dehonianos?

-Cuando hice mi noviciado y durante el año 1957 cuando hice mi primera profesión de votos. Una vez en el Seminario Mayor de Salamanca, cuando estudiaba Filosofía, fui teniendo más relación con mi Congregación

-¿Qué momentos recuerda con más cariño y qué personas le vienen a la mente por lo que le han aportado e este tiempo?

-Recordaré siempre a mis padres y a dos amigos entrañables dentro de la vida religiosa: el p. Simón Reyes y el p. Artemio López. También recuerdo a un compañero, Victoriano Urango, ya fallecido, el cual me llevó al Seminario Menor de Puente la Reina.

Como momento, recuerdo el día de mi Ordenación Sacerdotal realizada en el Seminario Mayor de Salamanca el 26 de marzo de 1966 y recuerdo la clausura del Concilio Vaticano II.

-Actualmente se encuentra en Ecuador, ¿cómo está siendo esta experiencia?

De mi experiencia destaco el espíritu sencillo de la gente, su generosidad, su fe sencilla y sobretodo como llevan su pobreza. Además, destaco la entrega y ayuda por parte de mi persona a todos los feligreses y sobre todo el cariño de la gente, su estima y acogida por los feligreses, tanto de la primera Parroquia “Leónidas Plaza” durante 9 años como en la Parroquia en Bahía de Caráquez “Nuestra Señora de La Merced”.

-Tras el terremoto de Ecuador, ¿cómo evangelizar?

Con mucha serenidad al repartir vituallas (raciones). También el estar cerca de los que sufren, las celebraciones por los albergues más castigados, estando con la gente codo a codo.

El p. Ramón Soriano Gil se despide recordando “la calma de la buena gente y a veces su forma de tomar las cosas; su resignación y su aceptación de la voluntad de Dios”.

Durante la visita del consejero general, p. Carlos Alberto en pleno fenómeno de "El Niño" en 1998
Durante la visita del consejero general, p. Carlos Alberto en pleno fenómeno de “El Niño” en 1998

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *