50 años de Sacerdocio del P. Demetrio Jiménez

P. Demetrio Jiménez

El pasado 23 de diciembre, la Parroquia Divino Niño Jesús – Aguas Calientes – Mariara, el estado de Carabobo, acogió la celebración de los 50 años de Sacerdocio del P. Demetrio Jiménez, quien fue Superior Provincial de nuestra Provincia, y que en la actualidad está viviendo la triste situación que se da en Venezuela.

Hemos hablado con el P. Demetrio Jiménez para conocer mejor sus años como Dehoniano, y conocer de primera persona cómo está sufriendo el pueblo venezolano.

El P. Demetrio recuerda la celebración de sus 50 años como sacerdote como un día hermoso “para agradecer que el Señor ha sido grande conmigo, sin ningún mérito por mi parte. Dios me llamó para colaborar con Él en la extensión de su Reino en la tierra. Siento que Dios me ha amado, me ama y me amará para siempre y por eso un día me llamó para estar a su lado y al servicio de la grey de Cristo. Este profundo convencimiento me da serenidad, confianza y fuerza para seguir adelante a pesar de las dificultades de la vida. Él me llamó porque quiso. La vocación es una llamada amorosa de Dios y exige una respuesta de amor. Es el encuentro de dos corazones que quieren caminar juntos y el que es el camino, la verdad y la vida marca el rumbo y la intensidad de la vida”.

P. Demetrio Jiménez

Con apenas 9 años, sus padres le llevaron a los “frailes” de Puente la Reina (Navarra). “Allí comencé mi andadura vocacional y el Maestro fue guiando mis pasos  por el seminario menor, el año intenso de formación para la vida religiosa que es el noviciado, los estudios de  filosofía en Salamanca;  mi primera experiencia como profesor y educador en el colegió Fray Luis de León en Madrid, la teología en Roma, coincidiendo en parte con la celebración del concilio Vaticano II. Así el Señor me fue marcando el camino a seguir. Aprendí a amar a mi Congregación y a la Iglesia y a estar disponible para lo que el Señor disponga”.

Fue ordenado sacerdote en el Colegio Mayor Internacional de la Congregación en Roma por el Cardenal Fustenbergen, Secretario de estado del Vaticano, y por la imposición de las manos del obispo, le llamó a servirle en sus hermanos. Como sacerdote dedicó buena parte de su vida -20 años- a la formación de los religiosos y sacerdotes de la Provincia España, siguiendo todos los pasos de la formación. “Primero estuve en el seminario menor de Puente la Reina, acompañé después a los postulantes en Salamanca y durante 13 años fui maestro de novicios, apoyando a los jóvenes en su discernimiento y formación para la vida religiosa. Continué 3 años dirigiendo la comunidad de Salamanca en los tiempos en los que había postulantes, novicios, filósofos y teólogos, en un momento particularmente difícil porque se trataba de encarnar el espíritu del recién terminado Vaticano II”.

En el año 1990 fue elegido para dirigir la Provincia España, como Superior Provincial. “Fueron 6 de años de intensa búsqueda, no exenta de momentos dolorosos. Todos con la mejor voluntad tratábamos de descubrir en los signos de los tiempos la voluntad de Dios en ese momento tan convulsivo y de crisis, que, si bien fue un momento de crecimiento espiritual y apostólico, y de acomodar el espíritu del Vaticano II a la realidad española, también ocasionó el abandono de no pocos religiosos y hasta de algunos sacerdotes. A pesar de la P. Demetrio Jiménezdisminución de los religiosos la Provincia España vivió un tiempo de consolidación en la pastoral parroquial, crecimiento en el terreno educativo con la construcción del nuevo colegio de Novela (Alicante), el fortalecimiento de los colegios-seminarios y el espaldarazo definitivo a ESIC con la construcción de la hermosa y funcional sede central de Pozuelo de Alarcón. Se creó el clima propicio para la expansión de la Congregación en Latinoamérica, que se concretizó al año siguiente de llegar yo a Venezuela, por la nueva administración provincial con la implantación de la Congregación en Ecuador” recuerda el P. Demetrio Jiménez.

Al finalizar su etapa como Superior Provincial, el P. Demetrio solicitó ir a Venezuela. Allí lleva más de veinte años de entrega. Durante este tiempo ha vivido el empeoramiento que está sufriendo este país.

Seguiremos informando de la experiencia del P. Demetrio Jiménez en Venezuela.

1 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *