Acercándonos al carisma dehoniano

DEJAR%20TU%20HUELLA.jpg

En esta oportunidad voy a contarles un poco lo que hemos estado compartiendo en el estudio y reflexión con ayuda del maestro de novicios. Se trata de nuestro carisma. Pero, ¿qué es el carisma? Pues, en sencillas y rápidas palabras, es un regalo – un don de Dios dado a una persona en particular, en nuestro caso, dado al Padre Dehon. ¿Para qué? Para hacer crecer el Reino de Dios dentro de la iglesia y en el mundo para la salvación de todos los hombres. ¿Cómo? Nuestras constituciones lo expresan así: “uniendo de manera explícita toda nuestra vida a la oblación reparadora de Cristo al Padre por los hombres”. Entonces ya sabemos que es un carisma, sabemos para qué sirve y cómo se pone en práctica; pero aún queda explicar cómo los dehonianos o reparadores debemos llevar a cabo ese carisma más concretamente.

Nuestras constituciones lo dicen de esta manera: “Por su misma naturaleza, nuestro Instituto es un instituto apostólico: así, pues, nos dedicamos gustosamente al servicio de la Iglesia en sus diversas tareas pastorales” (Const. 30). También dice que nuestra congregación no sido fundada con vistas a una obra determinada, pero tenemos orientaciones dadas por el P. Dehon para llevar a cabo nuestra misión. Aquí las enumero:

  • “Para el P. Dehon, pertenece a esta misión, en espíritu de oblación y de amor, la adoración eucarística, como un auténtico servicio a la Iglesia.
  • el ministerio entre los pequeños y los humildes, los obreros y los pobres (Cf. Souvenirs XV), para anunciarles la insondable riqueza de Cristo (cf. Ef 3,8).
  • Con relación a este ministerio, el Padre Dehon da una gran importancia a la formación de los sacerdotes y de los religiosos.
  • La actividad misionera es para él una forma privilegiada del servicio apostólico.

En todo esto, él tiene la preocupación constante de que la comunidad humana, santificada por el Espíritu Santo, se transforme en ofrenda agradable a Dios (cf. Rm 15,16).” (Const. 31)

Todo lo que hacen los Sacerdotes del Sagrado Corazón de Jesús debe llevarnos ante todo a lo que dijimos primero: a la unión de nuestra vida religiosa y apostólica con la vida de Cristo que se entrego al Padre por la salvación de los hombres. Esa es nuestra meta y fin, dar gloria a Dios junto con Cristo y con toda la familia humana por todo lo que hacemos nosotros, sus siervos inútiles.

Decíamos primero que el carisma es un regalo – un don dado por Dios y como don que recibo es también un don que es compartido con todos; por eso nuestro carisma no es solo para nosotros, sino también para tantos hombres y mujeres que de una forma u otra pertenecen a la gran familia dehoniana, que son parte de nuestras obras, sean parroquias, colegios, centros médicos, institutos universitarios, casas de espiritualidad, entre otras cosas y que ponen su grano de arena en este camino de unión a Cristo y de entrega total a Él y al Padre por los que más lo necesitan.

1 comentarios

  1. Queridos hermanos en este carisma hermoso que nos legó el venerable P.Dehon, soy dehoniana de distrito Uruguay, coordino y formo grupos de niños y adultos.Me he formado en teología y psicoacompañamiento para servir al Corazón de Jesús.
    En estos momentos de misión en Barra del Chuy limite con Brasil.Tengo a cargo la capilla Ntra Sra de la Concepción; Dos programars radiales en Radio María Uruguay…..les pido material para formar en nuestro carisma.Realicá mi tesina doctoral titulada “y el Verbo se hizo carne, San Ireneo y Juan Dehon. Deso estar al contacto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *