Adviento 2009, si la curiosidad te pica

¿Te pica la curiosidad?

¿Te inquieta no saber?

¿Te angustia no controlar?

Entonces, es algo más que la curiosidad, lo que te pica. Pues si te pica: ¡rásca-te!

Haz silencio. Entra en tu interior. Investiga de donde vienen tus temores. Ponles nombre.

Y si aún, no encuentras motivos para tener esperanza, ve más al fondo. A lo profundo de tí mismo donde habita el misterio de lo que tú eres.

¿Que quién eres? Alguien por el cual Dios vino a la tierra, desnudo, débil e indefenso. Tan desnudo, débil e indefenso como tú. Para demostrarte que, alguien como tú, merecía la pena.

Eres esperanza. La esperanza de Dios. ¿Y tú por cuántos vas a serlo?
 

Ver materiales de Adviento Pastoral Juvenil Vocacional Dehonianos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *