Anacleto Iglesias: “El I Encuentro de Familia Dehoniana es una oportunidad para enriquecernos con la diversidad y la pluralidad”

Anacleto Iglesias - Familia Dehoniana

Queda un mes para que se celebre el I Encuentro de Familia Dehoniana, una oportunidad para compartir experiencias entre todos los que comparten un mismo carisma.

Hemos hablado con Anacleto Iglesias Trigueros, que lleva ocho años trabajando codo con codo con los Dehonianos.  Primero, lo hizo en el Colegio Fray Luis de León como profesor e implicado en acciones de voluntariado y, actualmente, en ESIC.

Según nos indica, “alterno mi vida familiar con un trabajo que me llena y que me ayuda cada día a conocerme más a fondo y reconocer en los demás oportunidades para crecer, comprender, ilusionar, escuchar, impulsar y perdonar. Gracias a las funciones docentes y de voluntariado desarrolladas en ESIC me encuentro realizado, descubriendo cada día y en cada una de las tareas encomendadas la riqueza del servicio a los demás desde el agradecimiento a Dios y a la orden reparadora, que hacen posible llevarlas a cabo a nivel profesional y vocacional”

-¿Qué se espera del Encuentro de Familia Dehoniana del próximo mes de febrero? ¿Cuál es el objetivo?

El Encuentro del 24 y 25 de febrero persigue encontrarnos. Todos. Todos aquellos que forman la gran Familia Dehoniana. Un TODOS con mayúsculas porque en la Familia Dehoniana juegan todos. No es casualidad que a la hora de diseñar este encuentro y las acciones que lo rodean hace ahora casi un año, el equipo de Misión Compartida decidiese utilizar la metáfora de un equipo de fútbol. En el equipo todos son importantes y sin el conductor del autobús, sin el utillero, sin el delantero, sin el portero, sin los aficionados, sin… Sin todos ellos no sería posible la realidad que representa la Familia Dehoniana y que se hace visible en forma de colegios, parroquias, entorno universitario, publicaciones, charlas, seminarios y un larguísimo etcétera.  Esos días queremos hacer visible, aprovechar para compartir experiencias e inquietudes, soñar un mundo mejor y reflexionar sobre aquello que nos une y que nos identifica: el amor de Dios, el ejemplo del padre Dehon y la misión de servicio que cada uno desempeña en sus respectivas tareas y quehaceres diarios.

-¿Cómo se está preparando el evento? ¿Cómo está usted participando en la organización del mismo?

Llevamos cerca de un año trabajando en ello. Somos un equipo de cinco miembros, personas con las que, he de decirlo, da gusto trabajar. Ha sido fácil poner en común las ideas, diseñarlas, escuchar nuevas sugerencias, rectificar o rectificar otras, proponer colaboraciones, pedir la ayuda de más personas. Creo que el equipo Misión Compartida, formada por laicos y padres Dehonianos, hombres y mujeres con caracteres, personalidades, edades, tareas y compromisos vitales diferentes, aunque unidos por la misión de Dios y bajo el paraguas de los Sacerdotes del Sagrado Corazón de Jesús o Padres Reparadores.

-Va a ser un encuentro lúdico, donde intercambiar experiencias entre quienes comparten un mismo carisma. ¿Qué actividades se van a poder realizar allí? 

La principal actividad es encontrarse. Algo difícil hoy en día cuando los compromisos laborales y las obligaciones familiares ocupan la mayor parte de nuestro tiempo y hace que resulte muy difícil encajar alguna cita más en nuestras agendas. Además de encontrarnos, por supuesto, hemos programado unas actividades que pasan por lo lúdico, lo reflexivo, lo participativo y la puesta en común. No quiero adelantar muchas cosas que deseamos que las personas que se inscriban en este encuentro aprovechen desde la ilusión y las ganas por aprovechar al máximo esta gran oportunidad que la Familia Dehoniana tiene de verse y de compartir.

-¿Destaca alguna actividad en concreto?

Yo destacaría como plato fuerte la variedad, riqueza y cantidad de talleres a los que uno se puede inscribir en dicho encuentro. Hablamos de talleres que tratan de expresar, verbalizar y acercar diferentes mundos en los que se materializa la misión compartida que llevamos a cabo. Y sorpresas. Alguna que otra sorpresa tenemos preparada para todos aquellos que se acerquen a Guadarrama los días 24 y 25 de febrero.

-¿Cómo está respondiendo la gente? ¿Está animada con asistir?

Hay mucho entusiasmo e ilusión en la gente. Ilusión y entusiasmo que ha llevado a tener que proponer un lugar que pudiera reunir las condiciones que requiere dicho encuentro. Me refiero a cuestiones relativas al espacio, al número de salas, habitaciones para alojar a los interesados o al espacio recreativo o de esparcimiento. Cada casa y obra es la encargada de proponer, anunciar y promover la participación en este ilusionante encuentro.

-¿Cómo animaría a laicos y religiosos para que se uniesen a este evento?

Pues, diciéndoles que aprovechen esta oportunidad. Que, en el fondo, este encuentro es “su encuentro”, “nuestro encuentro”. Que lo que vivimos en el día a día es bueno compartirlo con los que están cerca, pero también con aquellos que trabajan en otra obra o en otro punto de la geografía. Que es una ocasión para enriquecernos con la diversidad, con la diferencia, con la pluralidad que hay dentro de la Familia Dehoniana.

-Nuestra Provincia está muy comprometida con la Misión Compartida, ¿qué opina de que se tenga en cuenta a los laicos en la misión evangelizadora?

Se tiene en cuenta desde hace ya tiempo y buena muestra de ello son las obras de la Provincia. En ella trabajan codo con codo laicos y religiosos, sumando cada uno desde lo que es y desde las diferentes formas y carismas a través de los que invita, reúne y envía el Espíritu de Dios. A veces es bueno hablar y darnos cuenta de que muchas veces vivimos cosas muy parecidas, aunque desde diferentes motivaciones y llamadas. Ese compartir, ese hablar, ese poner en común nos ayuda a crecer a laicos y religiosos para poder servir más y mejor a la misión y al ejemplo que hoy más que nunca representa Jesús.

Por tanto, sería una pena perderse esta cita que todos tenemos el 24 y 25 de febrero con nosotros mismos, con los demás, con lo que nos configura de verdad y nos hace cada día personas más completas y felices. ¡Nos vemos el 24 y 25 de febrero!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *