Antonio García Rogado: “Agradezco a los Dehonianos la oportunidad de crecer y desarrollarme como persona”

Antonio-garcía-rogado

El próximo sábado, 14 de abril, es un día muy importante para nuestra Congregación, ya que celebraremos la Ordenación Sacerdotal de Antonio García Rogado en la Capilla del Colegio y Seminario San Jerónimo en Alba de Tormes, por Mons. Raúl Berzosa, obispo de Ciudad Rodrigo.

La comunidad religiosa, así como sus familiares más cercanos, estarán allí para acompañarle en un día tan especial. Es un día grande para nuestro hermano Dehoniano, quien es religioso de nuestra Congregación desde el año 2007, y quien ha pasado por nuestras comunidades de Salamanca, Valencia y actualmente está residiendo en Alba de Tormes.   En diciembre de 2016 fue ordenado diácono por el obispo de Setúbal, el P. José Ornelas Carvalho, Superior General de nuestra Congregación durante 12 años.

Diaconado

“Los Dehonianos han aportado a mi vida un estilo de ser y actuar. A ellos les tengo mucho que agradecer, como es la oportunidad de crecer y desarrollarme como persona” señala este joven religioso.

Con estudios de Teología, y la licenciatura en Publicidad y Relaciones Públicas, García Rogado continuará con sus funciones en el Colegio y Seminario San Jerónimo, si bien es cierto que en la celebración de la misa se produce un cambio, “la vida diaria continuará con las tareas y novedades de cada día. Como profesor en el colegio y como formador en el seminario continuaré con las mismas responsabilidades. Atendemos la celebración de la misa en tres comunidades religiosas de Alba de Tormes, donde después de la Ordenación Sacerdotal empezaré a colaborar”.

Según nos indica Antonio García Rogado, la primera Eucaristía la celebrará el 15 de abril a las 13h en la Iglesia Parroquial de Villoria, el pueblo donde vivió su infancia, “el lugar que siempre será mi casa y donde vive casi toda mi familia. Un pueblo de 1.500 habitantes en la vega del río Tormes y cerca de la ciudad de Salamanca”.

Aún recuerda este joven religioso cuando con catorce años fue a estudiar al Seminario San Jerónimo. “Cuando llegué sabía que este lugar ayuda a prepararse humana y académicamente. La vocación a la vida religiosa y al sacerdocio surgió con el paso del tiempo, gracias a la oportunidad de buscar y reflexionar acerca del sentido de mi vida a la luz del amor de Dios”.

García Rogado señala que “los jóvenes y todas las personas tenemos presente la religión en nuestro día a día. La religión es aquello que nos preocupa y le dedicamos tiempo. «Donde esté tu corazón, allí estará tu Dios». Si la mayor preocupación de un joven es el deporte, su religión está en practicar o ver ese deporte. Las personas tenemos presente la religión, aquello que nos mueve a actuar de una determinada manera y no de otra. La práctica de la religión cristiana y creer en el Dios cristiano desaparece de los jóvenes y de la sociedad. La mejor forma de animar desde la Iglesia es dar un testimonio verdadero”.

“Mi aspiración es continuar estando al servicio de las personas, de la comunidad religiosa en la que vivo, trabajando en el seminario y en el colegio. El día a día ofrece la oportunidad de aportar algo bueno a las personas con las que convivo y creo que si se logra es una buena noticia” concluye Antonio García Rogado.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *