P. Aquilino Mielgo: “Todo lo que se haga a favor de los niños, los mayores y las mujeres es puro Evangelio”

Celebración de los 20 años de presencia dehoniana en Ecuador.
Celebración de los 20 años de presencia dehoniana en Ecuador.

Era octubre de 1997 cuando los primeros Dehonianos españoles llegaban a Ecuador a desarrollar su misión. En ese grupo estaban el P. Ramón Soriano, el P. Artemio López y el H. José Mª Urbina, acompañados por el entonces Superior Provincial, el P. Aquilino Mielgo, quien nos ha narrado cómo fueron aquellos momentos.

“Nuestro primer destino fue la Parroquia de San Jorge, en Bahía de Caráquez, y unos cuantos poblados de la zona campesina aledaña. El clero vasco estaba ya bajo mínimos y allí era muy necesaria nuestra presencia. Algunos de los poblados que asumimos eran de una pobreza tremenda, me daba la impresión de haber regresado a la Edad Media viendo los medios de cultivo y la situación de las familias” señala el P. Aquilino.

“Siempre recordaré aquellas filas de niños con sus burritos que iban a por agua para poder sembrar. Era todo muy rudimentario, una triste e impactante por lo pobre” recuerda el P. Aquilino.

Los inicios para los Dehonianos no fueron fáciles, “les afectó el fenómeno El Niño, debiendo abandonar en medio de la noche el semi-sótano donde vivían lleno de barro, a causa de los deslaves. La gente acogió a los padrecitos con mucho afecto, les estaba tan agradecidos por su dedicación y entrega y enseguida acudieron a ayudarles”, nos cuenta el P. Aquilino.

La última vez que el P. Aquilino visitó Ecuador fue en 2002, suficiente para comprobar los cambios y el efecto de la presencia de nuestros hermanos allí. “El trabajo pastoral y social que se ha realizado es impresionante”. Actualmente, por lo que le cuentan, el país ha dado grandes cambios y se nota una mejoría notable en infraestructuras y situación económica en general.

De todos los proyectos dehonianos que se desarrollan en Ecuador, el P. Aquilino Mielgo considera todos importantes, aunque matiza que “todo lo que se haga a favor de los niños, los mayores y las mujeres es puro Evangelio. Y en Ecuador es a esos colectivos a los que se está ayudando”.

Según indica el P. Aquilino, “hasta que el mundo no descubra el respeto a la mujer como se merece, y se atienda a ancianos y niños como se merecen… el mundo no puede cambiar”. Por eso recuerda que una de las primeras acciones que se llevó a cabo en Ecuador fue el Centro de Mujeres Maltratadas, el centro para los ancianos, la dotación de agua a los poblados de Bahía de Caráquez para que los niños pudieran ir a la escuela, los apadrinamientos… Sabíamos que teníamos que actuar desde la base”.

En este sentido, el P. Aquilino anima a todas las personas a ser solidarias, a que conozcan otras realidades, “porque así podrán valorar más lo que tienen, se implicarán más. Hay que ser valientes y salir del espacio de confort, porque solo dedicándose a luchar por los demás la vida adquiere más sentido y autenticidad”.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *