Bienvenida a la Virgen de Fátima

Hoy es un día muy especial para todos los que formamos parte de la comunidad educativa del Colegio Padre Dehon, porque, por vez primera en la historia del centro, abrimos nuestras puertas a la Virgen Peregrina de Fátima, que viene a pasar y a compartir con nosotros todo el día.

Madre Nuestra, en esta mañana nos sentimos felices de recibirte en nuestra casa, ya que, al igual que un día te apareciste a los pastorcitos de Fátima en la Cova de Iria, Francisco, Lucía y Jacinta, hoy nos vienes a visitar y te encuentras con unos nuevos pastorcitos, llenos de ilusión y de esperanza por tu visita y por el próximo nacimiento de tu Hijo, que, como cada Navidad, renace en nuestros corazones.

 

Durante las últimas semanas hemos estado preparando con nuestros jóvenes este tiempo de Adviento, y, de repente, recibimos una llamada que nos decía que la que mejor vivió el Adviento, que fuiste Tú, quería peregrinar a nuestro pueblo. Al principio, nuestra reacción fue de sorpresa, porque, después de cincuenta años, regresabas a Novelda, pero esa sorpresa inicial enseguida se convirtió en una gran alegría, al descubrir que ibas a venir a nuestro Colegio. Cuántos preparativos, cuánta ilusión, cuántas sonrisas, cuántos anhelos, cuántos nervios, cuántas flores de papel… pero hoy, ¡al fin!, estás en nuestra casa.
Todos nosotros somos hijos, y cuántas veces les hemos pedido cosas a nuestras madres. Pues bien, esta mañana, además de darte las gracias por tu visita, al igual que hicieron los pastorcitos en Fátima, queríamos pedirte por nuestros hermanos enfermos, los de nuestros pueblos, los de nuestras familias, los de nuestra comunidad religiosa, y especialmente por nuestras dos compañeras, Alicia y Lucía. Tú eres quien mejor las conoces y sabes cuánto te necesitan y cuánto las necesitamos nosotros.

Dentro de un momento te acompañaremos hasta nuestra iglesia, abriremos su puerta principal y allí te encontrarás con los brazos abiertos de Tu Hijo, representado en el Corazón de Jesús, porque, como Tú le enseñaste a Tu Hijo, la raíz de todo está en el Corazón, y el Corazón de Jesús, de donde nace todo, de donde brota todo, justo en su raíz, es un Corazón abierto para todos, abierto para dar, abierto para compartir, abierto para perdonar, abierto para amar.

Hoy todos nosotros, los que aprendemos, trabajamos y compartimos nuestra vida y nuestras esperanzas en el colegio, te recibimos con la misma alegría con que te recibió tu prima Isabel. Una vez más, gracias por venir a compartir el día con nosotros y te pedimos que bendigas cada uno de los rincones de nuestro centro y también de nuestros corazones.

¡Viva la Virgen de Fátima!
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *