Buenas Noticias: Antonio Romo, premio de valores humanos

Imagen de oracionesydevocionescatolicas.com
Imagen de oracionesydevocionescatolicas.com

“Yo soy el buen pastor: el buen pastor su vida da por las ovejas. Pero el asalariado, y que no es el pastor, de quien no son propias las ovejas, ve al lobo que viene, y deja las ovejas, y huye, y el lobo las arrebata, y esparce las ovejas. Así que, el asalariado, huye, porque es asalariado, y no tiene cuidado de las ovejas. Yo soy el buen pastor; y conozco mis ovejas, y las mías me conocen”

(Cf. Juan 10:11-16)

Estamos acostumbrados a las malas noticias cada vez que vemos la tele, leemos un periódico o escuchamos la radio. Nuestros sentidos se insensibilizan a estos acontecimientos. Eso me pasa cada vez que veo los titulares de un periódico o el resumen del Telediario. Las buenas noticias casi no les damos importancia. Y en nuestra sociedad hay miles de buenas noticias, que quizá no salgan en los titulares. Estas buenas noticias son las que mueven el mundo desde abajo, desde la sencillez del día a día.

Una buena noticia que deseo compartir con vosotros es el premio Castilla y León 2014 de Valores Humanos que han dado a Antonio Romo, conocido por mucho de nosotros.

D. Antonio Romo, de 75 años, es sacerdote diocesano de Salamanca. Ha sido galardonado con este premio por representar desde su parroquia en el Barrio salamantino de Puente Ladrillo, los valores de la solidaridad y la integración socio-laboral y por haber dedicado su vida a los más desfavorecidos.

Son buenas noticias que hacen que nuestro mundo sea más habitable y nos impulsan, a nosotros también, a hacer realidad la Buena Noticia de Jesús. Son buenas noticias, que apenas salen en los diarios, la tele o la radio; pero que nos ensanchan el corazón, al saber que hay personas anónimas que se entregan a favor de los demás.

Este sacerdote, pero millones de personas a lo largo del mundo, son buenos pastores que siguiendo el ejemplo de Jesús, están llamados a entregar la vida por los demás. Pero este ejemplo, nos debe servir, a nosotros cristianos, a que tenemos que ser buenos pastores los unos con los otros.

En este sentido, deben actuar como buenos pastores los padres y educadores, y todas las personas que quieran hacer de este mundo, una casa y un hogar habitable para todos. Ayudar a los demás a ser buenos y felices es lo más bello y maravilloso que puede hacer una persona. Pero vivir pendientes de los demás y estar siempre dispuestos a ayudar a los demás supone una generosidad heroica que no es fácil de mantener a lo largo de la vida.

El ejemplo de Cristo, en este sentido, como buen pastor, debemos tenerlo siempre presentes los cristianos, de tal manera que los que nos vean puedan ver en nuestro comportamiento el ejemplo de Cristo. Vivir continuamente movidos e impulsados por la generosidad es, debe ser, el distintivo principal de los buenos pastores, es decir, de todo buen cristiano.

Buenas noticias. Siempre hay buenas noticias que debemos descubrir. Buenos pastores. Siempre hay buenos pastores (buenos cristianos) en nuestras comunidades, pueblos, ciudades, que debemos seguir y comprometernos con ellos, siguiendo el ejemplo de Cristo, nuestro BUEN PASTOR.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *