Caídos del cielo

La colección de los ángeles que adornaban la bóveda de la Iglesia renacentista, restos que pueden visitarse en el Claustro del Seminario se ha completado con la aparición de cuatro nuevos ángeles. La orquesta de viento y cuerda ya está al completo con la aparición de cuatro nuevos ángeles en la reconstrucción de una casa de campo a poco más de un kilómetro de lo que fue el Monasterio de San Jerónimo.
Sabíamos por el testimonio de los que trabajaron en las obras de reconstrucción que estas ruinas sirvieron de cantera para los pueblos de alrededor durante más de cien años, incluso el P. Belda había visto restos de algunos de estos ángeles completado los muros de algunos corrales. El caso es que la casualidad y la buena voluntad del propietario, D. Luis Delgado, han hecho posible que estos cuatro ángeles, como si de hijos pródigos se tratara, volvieran a casa.
Con este nuevo hallazgo la colección se completa y son ya 20 los ángeles músicos que ofrecen su particular concierto piedra:
• Se trata de dos ángeles hasta ahora inéditos: un ángel que porta un laúd –hasta ahora sólo se conservaba el resto de una mano que sostenía un mástil- con el que puede apreciarse el conjunto del instrumento y restos del estuco que soportaba la policromía original; y un ángel que porta un órgano en el que se conservan los tubos y la caja de resonancia.
• Y otros dos ángeles más deteriorados que dejan ver un instrumento de viento que, según el profesor de música local José Ignacio Cotobal, se trataría de una chirimía o bombarda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *