Campo Solidario con Ancianos, una experiencia de entrega, fe y cariño

Novelda

El verano se acaba y es inevitable echar la vista atrás y recordar todas las actividades realizadas por los Jóvenes Dehonianos en esta etapa de vacaciones. El Campo Solidario de Ancianos en Novelda fue sin duda un acto de entrega, generosidad, fe, cariño, corazón… que aportó mucho en cada uno de los participantes.

Hasta el Hogar de Ancianos “Santa Teresa Journet”, residencia regentada por las “Hermanas de los Ancianos Desamparados”, se trasladó un grupo de jóvenes llenos de solidaridad y capacidad de entrega dispuestos a hacer sonreír a los aproximadamente doscientos ancianos.

Mónica, una de las jóvenes que participó en esta experiencia, nos cuenta cómo vivió esos días.

“Recuerdo que la primera vez que entré en el asilo tenía bastante miedo por lo que fuera a encontrarme, nunca había vivido una experiencia así y estaba bastante asustada, recuerdo que el primer día tampoco tenía ninguna ilusión y al ver las salas me quedé un poco desganada, creo que no tenía ni idea de lo que iba a vivir allí y todo lo que vendría los siguientes días. 20160705_181112

Recuerdo la primera vez que vi a Susana, ella estaba como ausente, sentada en una silla de ruedas enorme, nosotros habíamos subido a su planta (mujeres arriba) a hacer una función de teatro, ese día habíamos preparado una boda, recuerdo que no me fijé en ella hasta ese momento, se me ocurrió llamarla: “¡Susana!”, susurré y a su vez sonreí, en ese momento ella me miró, con esos ojos azules que tiene y me devolvió la sonrisa. Juro que no he visto una sonrisa más bonita en toda mi vida, desde ese momento no me pude separar de ella. Los siguientes días estuvieron cargados de momentos, algunos muy buenos y otros no tanto, las veces que estaba con Susana eran maravillosas, ella me contaba cómo podía sobre su vida, sus gustos, y yo le hacía compañía en esos ratos, me gustaba mucho estar con ella y sentir que teníamos un vínculo y que se alegraba de verme cada mañana. En poquísimo tiempo el asilo comenzó a ser como mi casa, entrábamos y lo revolucionábamos todo, éramos como de allí.

IMG-20160705-WA0015 (1)

El grupo era genial, la mayoría nos conocíamos y los que no se integraron enseguida, me llevo momentos super bonitos de allí ya que, aunque nos conociéramos, este ha sido un ambiente totalmente distinto y ha sido genial poder conocernos más ahí. Uno de mis momentos favoritos eran las oraciones, allí nos sincerábamos y reflexionábamos, también las cenas en las que nos contábamos el día, después de la cena y la oración nos sentábamos en el porche y jugábamos a algún juego.

Al final sólo puedo dar las gracias a todas las personas que han hecho posible esta experiencia, gracias al grupo por dejarme ser y compartir conmigo, gracias a los ancianos por la acogida, gracias a las monjas por velar por todos en la sombra, gracias por hacernos ver. Gracias a los monitores por habernos hecho confiar y haber construido un grupo de amigos, gracias a Susana, por ser lo que necesitaba y por dejarme a mí ser su compañía. Gracias, de verdad, esto ha sido algo inolvidable y sólo quiero que llegue el año que viene para vivirla otra vez, nos veremos pronto”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *