P. Carlos Luis Suárez: “En el costado abierto del Salvador aprendemos a mirar a las personas con compasión y esperanza”

Wilmer

El pasado sábado, 1 de septiembre, tuvo lugar la Consagración Episcopal del P. Heiner Wilmer, como obispo de Hildesheim (Alemania). Al final de la celebración eucarística el Superior General, el P. Carlos Luis Suárez Codorniú, tuvo unas palabras para los presentes y para el P. Heiner Wilmer, a quien sucede en el cargo en nuestra Congregación.

Así, el Superior General manifestó que era “un día de gran alegría para la Familia Dehoniana. Su nuevo servicio responde a la misma vocación que compartimos: estar siempre atentos al llamado de la Iglesia. Desde nuestra fundación, nos guiamos por el deseo de responder a esa llamada de la mejor manera que hemos sabido hacerlo: “(…) por una gracia especial de Dios, somos llamados en la Iglesia a buscar y dirigir, como lo único necesario, una vida de unión con la ofrenda de Cristo”. (RV 26)”.

Además, añadió que “en muchos lugares diferentes, continuamos anunciando lo que hemos descubierto; contemplamos el costado abierto del Salvador. Es allí donde aprendemos a mirar a todas las personas con compasión y esperanza. Es lo que nos apasiona y lo que le da sentido a nuestra forma de vida. Hoy se te ha confiado, de una manera muy particular, para seguir viviendo como pastor de esta Iglesia de Dios que te da la bienvenida en el corazón de Europa”.

“Estamos seguros de que los dejamos en buenas manos. Con los hombres y mujeres de esta hermosa diócesis, continuarán creciendo como discípulos de Jesús. Mientras te ayudan, también los ayudarás con tus palabras, tu testimonio y todo lo que has vivido como Sacerdote del Sagrado Corazón de Jesús en el estilo confiado de nuestro Venerable Padre Leo John Dehon” afirmó el P. Carlos Luis Suárez.

Por último, deseó al P. Heiner Wilmer “un ministerio fructífero y alegre, lleno de buenas obras y frutos de santidad para usted y su pueblo. Que los favoritos de Dios sean los que más ocupan tu corazón. Déjelos ser quienes mejor saben cómo hablar con usted. Te agradecemos por todo el bien que has hecho por nosotros en las diferentes responsabilidades que has tenido en la Congregación y en las comunidades donde has vivido. Siempre cuente con nuestras oraciones y nuestro amor. Continuaremos acompañándote. Mantennos también en tu corazón”.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *