Comienza el Voluntariado Dehoniano en Ecuador

Bahía de Caráquez

Un grupo de Voluntarios Dehonianos ha comenzado su misión durante este mes de julio. Desde la Provincia España, Ecuador es el destino elegido para pasar un verano diferente, un verano de entrega y dedicación hacia las personas más necesitadas.

Quito

Hasta Quito llegaron nuestros voluntarios con la ilusión de vivir una gran experiencia, junto a ellos el P. José Antonio Casalé que les acompaña en esta vivencia. Tras una Eucaristía junto a los jóvenes que se están formando en Miravalle, la casa de formación en Quito, se dividieron en dos grupos, unos se quedaron en Quito y otros a Bahía de Caráquez.

De esta forma estos jóvenes van a vivir realidades diferentes, pero dos necesidades muy patentes. Unos en la montaña y otros en la costa, pero todos con un mismo objetivo, ayudar a los demás y crecer como personas.

Los jóvenes que permanecieron en Quito, procedentes de la Residencia Universitaria San Francisco Javier de Valencia (Gabriel García, Mónica Sirvent, Abel González, Silvia Sirvent y Adrián González), iniciaron su labor en el Centro de Ancianos, con quienes están compartiendo paseos, juegos y experiencias con los que logran sacarles una sonrisa sincera de agradecimiento.

19732375_1506430486044978_1653141495702215265_n

Además, el sábado colaboraron en el comedor social María Madre Buena, un proyecto de la Parroquia de La Argelia que da de comer a más de 90 familias muy necesitadas situadas entre Miravalle, Argelia Alta y Aida León entre otros barrios.

De este modo, estos voluntarios tuvieron la oportunidad de cocinar, servir y repartir la comida a esta gente. Así pudieron conocer las zonas más pobres de la zona, facilitándoles el alimento básico para su día a día. El domingo tuvieron una jornada para conocer el lugar y sus gentes, y acompañados de jóvenes de la parroquia, visitaron la Virgen del Panecillo, una Virgen preciosa de más de 40 metros, considerada la escultura de aluminio más grande del mundo.

Bahía de Caráquez

 

Mientras en Bahía de Caráquez, Santi Leganés comenzó su andadura ofreciendo clases de inglés a los jóvenes del centro de formación Domus Cordis. En esta misión estuvo acompañado de una familia de Durham (Carolina del Norte) también ha impartido a los jóvenes una charla de motivación en valores, y la madre e hijas han colaborado en tareas de inglés. Santi está transmitiendo a los habitantes su alegría y entusiasmo.

Aún les quedan varias semanas por delante para seguir conociendo una realidad diferente a la suya, y poder aportar su granito de arena en esta misión. Les deseamos que sepan captar cada momento y se queden con la esencia de ese lugar y de esa gente que les va a hacer ver la vida con otros ojos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *