Cuaresma dehoniana (XIV)

Mirarán al que traspasaron

LOS PADRES DE LA IGLESIA (V)

Del costado abierto nace la Iglesia por la efusión del Espíritu; se nos dan los signos sacramentales, en los que la Iglesia encuentra su alimento y su crecimiento.

San Ireneo (+ 200): “Donde está la Iglesia, allí está el Espíritu de Dios, y donde está el Espíritu de Dios, allí está la Iglesia y toda la gracia. Por esta razón los que no participan del Espíritu, no alcanzan ni siquiera a la purísima fuente que brota del Cuerpo de Cristo” .

San Agustín (+ 430): “El Evangelista se sirvió de un verbo muy significativo; no dijo: golpeé su costado o herí o usado cualquier otro verbo similar; sino, ¡abrí! para revelarnos que allí se abrió de par en par, de alguna manera, la puerta de la vida, de donde brotaron los sacramentos de la Iglesia, sin los cuales no se entra en la vida que es verdadera vida” .

“Mientras el hombre dormía, fue formada Eva, mientras Cristo moría, fue hecha la Iglesia. Eva fue formada por una costilla del costado del hombre; la Iglesia del costado del hombre (fue formada) cuando el costado fue traspasado por la lanza y fluyeron los sacramentos” .

San Juan Crisóstomo (+ 407): “Dije que este agua y esta sangre eran el símbolo del bautismo y de los misterios. De estos dos sacramentos nace la Iglesia, mediante este baño de renacimiento y de renovación en el Espíritu Santo con el bautismo y mediante los misterios. Ahora, los signos del bautismo y de los misterios surgieron del costado. De su costado, en consecuencia, Cristo formó la Iglesia, como (Dios) formó a Eva del costado de Adán” .

“Y salió de allí (del costado) sangre y agua: y de aquella agua y de aquella sangre fue formada toda la Iglesia… Nosotros nacemos así mediante el agua del bautismo y somos alimentados con la sangre” .

Continuará…

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *