CUARTO DOMINGO DE ADVIENTO

“Te pondré en paz con todos tus enemigos, te haré grande y te daré una dinastía”.

Estamos en vísperas de la Navidad. Todo nos evoca los momentos previos y claves al nacimiento del Mesías. La figura de María emerge como modelo a seguir. En Ella encontramos la fe ciega, la confianza hasta el extremo, la fidelidad al máximo. María se fía. Acoge al Dios-con-nosotros. No entiende pero ama. Todo se resuelve desde la perspectiva del Amor. Celebremos hoy la confianza amorosa de nuestro Dios que viene a salvarnos y mostrarnos un mundo nuevo. Dejémonos sorprender por su grandeza. La grandeza de ser Dios y hacerse Niño, humano, como nosotros. ¡Aleluya, el Señor está cerca!
 

2Samuel 7,1-5.8b-12.14a.16: El reino de David durará por siempre en la presencia del Señor
Salmo responsorial: 88: Cantaré eternamente tus misericordias, Señor.
Romanos 16,25-27: El misterio, mantenido en secreto durante siglos, ahora se ha manifestado
Lucas 1,26-38: Concebirás en tu vientre y darás a luz un hijo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *