De dos en dos. P. José Mª Vidaurreta, scj

Y Jesús envió a sus discípulos de dos en dos y les dijo: “pase lo que pase y ocurra lo que ocurra, vosotros anunciad el Reino de Dios”.
En la preparación de la X Conferencia se escuchaba como una estribillo común: vamos a revisar nuestras obras. Y es evidente que cualquier grupo humano que tiene una tarea, una misión, de cuando en cuando se para (si ese grupo humano se sabe peregrino, también se arrodilla) para reflexionar, para ver lo que hace y cómo lo hace. Esto es lo que estamos realizando nosotros durante estos primeros días de Julio.
Revisar lo que se hace y cómo se hace saca a relucir una pluralidad de miradas, de análisis de expectativas. Y todo tendría que servir, aunque sobre la marcha crispe un poco, para el bien común. Ponernos o estar en actitud de búsqueda. “¿Tu verdad? No. La verdad. La tuya guárdatela y ven conmigo a buscarla”. Esto decía, más o menos, Antonio Machado.
El remirar las actividades concretas nos puede perder un poco en el mirar global. Los árboles nos pueden impedir mirar el bosque. Por eso creo que es importante tener claro el marco: “Entre los hombres al servicio de la Buena Noticia”. Por eso creo que es importante volver al Evangelio del principio. Sabemos y vivimos en comunidad (de dos e dos o de siete en siete) con una misión común: al servicio del Evangelio.
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *