Decimoctavo domingo del tiempo ordinario

El que viene a mi no pasará hambre, y el que cree en mí no pasará sed

 

“En aquel tiempo, cuando la gente vio
que ni Jesús ni sus discípulos estaban allí,
se embarcaron y fueron a Cafarnaún en busca de Jesús.
Al encontrarlo en la otra orilla del lago le preguntaron:
Maestro, ¿cuándo has venido aquí?…”
Juan 6, 24-35

 

 

 

¿ADÓNDE TE ESCONDISTE AMADO? (escuchar)
“¿Quién podrá sanarme?”
Letra: San Juan de la Cruz
Música: Hermana Glenda

Cayendo el alma en la cuenta de que la vida es breve,
que las cosas del mundo son vanas y engañosas,
que todo se acaba;
con ansia y gemido salido del corazón herido,
herido ya del amor de Dios,
comienza a invocar a su amado y dice:

¿Adonde te escondiste,
Amado, y me dejaste con gemido?
Como el ciervo huiste,
habiéndome herido;
salí tras de ti clamando,
y eras ido.
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *