Desde el Casale miraba y miraba… ¡y no estaba el Papa!

Papa Francisco llega a la Casa Divino Maestro, para Ejercicios Espirituales de 2014. Foto: L'Osservatore Romano.
Papa Francisco llega a la Casa Divino Maestro, para Ejercicios Espirituales de 2014. Foto: L'Osservatore Romano.

No. Tuve que girar y girar hasta dar con Ariccia, a unos 30 kilómetros. Allí está la Casa Divin Maestro de los Padres Paulinos, donde por segundo año se ha llevado a los números 1 y 2 de los dicasterios romanos, unas 80 personas, de Ejercicios espirituales. Hasta allí no me llegaba ni la vista ni el oído. Los predicó el carmelita calzado (o carmelita a secas como a ellos les gusta y supongo que será así… pero vamos que no es descalzo) Bruno Secondin, profesor de muchos de nuestros religiosos estudiantes en Roma en años pretéritos y promotor de los encuentros de lectio divina de los viernes en Santa María in Traspontina donde algunos religiosos de nuestras comunidades de Roma acuden a orar según este método. Método que se usó con los curiales para guiar sus reflexiones, tituladas “Siervos y profetas del Dios vivo”.

Siervos y profetas. En una entrevista que he leído en religion digital, además de otras muchas respuestas que destacaría por su mesura y sensatez, respecto a la reforma de la Curia, considera Secondín que la preocupación del Papa “consiste más bien en proporcionar una nueva ‘alma’ a todo el sistema. Y él es el primero en vivir este nuevo ‘estilo’, con audacia y libertad, farmaciareale algo que salta a la vista. Porque su propio estilo es una fuerza ‘reformadora’ que no hay que infravalorar”.

La respuesta a una segunda pregunta enlaza perfectamente con este ministerio de la palabra (vivida y oral) que caracteriza (debe caracterizar) nuestro servicio de siervo y profeta como ministros de la Iglesia. Pregunta el entrevistador: “¿Cómo traducir en el lenguaje actual los ‘pecados capitales’?, a lo que Secondín, ampliando el ámbito de reflexión, responde:

“Plantea usted, precisamente, uno de los problemas (junto a otros muchos) del lenguaje moral y espiritual. Necesitamos primero deconstruir el lenguaje, de lo contrario nadie entiende nada. Necesitamos hacer un nuevo ejercicio de creatividad lingüística y simbólica. Vivimos repitiendo viejas antropologías con el uso de términos que ya casi nadie entiende. El Papa Francisco está ayudando a la Iglesia a cambiar el lenguaje. Él mismo inventa palabras nuevas, como enfermedades curiales, alzheimer espiritual, etc. Y no sólo sus palabras, sino también con sus gestos, con su estilo, con sus visitas, con sus abrazos…muchas cosas se tornan nuevas”.

Me pasa lo de siempre. Iba a escribir que escribí estas respuestas porque seguro que expresan mucho mejor, tanto las intuiciones como las reflexiones que desde este Casale quiero subrayar, comentar, proponer a una más amplia reflexión a través de nuestro blog dehoniano de la Provincia española. La duda me viene si más que “darme la razón”, simplemente soy capaz de leer solo lo que parece “estar de acuerdo conmigo”. Bueno, un pequeño ejercicio cuaresmal de honestidad intelectual.

Hablando de lenguaje (nuevo) y honestidad (intelectual) una noticia que ha funcionado estos días de desierto papal en la plaza de San Pedro. Que es precisamente la que parece faltar un poco por allá y por acá. Lee este texto:

“Querido hermano: gracias por tu correo. Veo tu trabajo incansable a todo vapor. Pido mucho para que Dios te proteja a vos y a los alamedenses. Y ojalá estemos a tiempo de evitar la mexicanización. Estuve hablando con algunos obispos mexicanos y la cosa es de terror. Mañana me voy, por una semana, a hacer Ejercicios Espirituales con la Curia Romana. Una semana de oración y meditación me hará bien. Te deseo cosas buenas. Saludos a tu madre. Y, por favor, no te olvides de rezar por mí. Que Jesús te bendiga y la Virgen Santa te cuide. Fraternalmente, Francisco”.

Este es el correo completo que Francisco manda un sábado a Gustavo Vera, diputado y activista que reproduce todas las misivas que comparten. La que se ha montado no ha sido pequeña: ¡el Papa contra México! En apenas unos días todo se ha arreglado, pero que alguien me diga qué dice el Papa en sus palabras que no se entienda a la primera: ante todo, que el término parece que no lo ‘inventa’ él, sino que confirma el modo de expresión que previamente usa su interlocutor; sí es del Papa la preocupación por México y por Argentina y por cualquier lugar donde el delito, la corrupción, la muerte en versión cártel, empresa, poder, para-ejército, para-estado, lo que sea, no hace más que traer muerte y más muerte. Y esa preocupación “de terror” la comparten y confirman los propios obispos mexicanos. Y la gran cosa es que el Papa está contra México. ¡Madre del Amor hermoso!

Pero, ¿quién puede ‘retorcer’ estas informaciones? ¿Un anti-comunicador? ¿Un des-honesto intelectual? ¿Uno que no sabe leer? No lo sé. Un temor o una advertencia o un aprovechar la ocasión. Cuando el Papa da las gracias al P. Secondín por su trabajo dice: “Non è facile dare Esercizi ai sacerdoti! Siamo un po’ complicati tutti, ma Lei è riuscito a seminare”, es decir, ‘¡no es fácil dar ejercicios a los sacerdotes! Somos todos un poco complicados, pero usted ha logrado sembrar’. No quiero insinuar que esta rumorología que intenta remover los pies al Papa venga de clérigos… pero, puede ser. Leía ayer en un libro interesante (ojalá tuviera tiempo para traducirlo):

“Si se hace un rápido giro de horizonte sobre el pontificado ratzingeriano, saldrá una gran sorpresa. Se verá cómo el Papa obtuvo los resultados más positivos, y los mayores consensos, precisamente en aquellos ámbitos donde había sido más decidido el cambio conciliar respecto a la situación prexistente, como por las relaciones con el judaísmo y el islam, la promoción de los derechos humanos, la justicia social, la vida política, el rechazo de la guerra. Y, al mismo tiempo, se verá cómo el Papa sin embargo haya encontrado los mayores obstáculos, e inmediatamente más críticas, precisamente en las cuestiones ‘internas’ de la Iglesia, y donde había sido mucho menos fuerte el ‘roto’ del Vaticano II respecto a cómo era en el pasado” (Gian Franco Svidercoschi, Il ritorno dei chierici: emergenza Chiesa tra clericalismo e concilio, Bologna 2012, 117-118).

 

Los problemas vienen de dentro. De nuestras complicaciones. Esto es lo que dificulta el surgimiento de esa nueva ‘alma’, ese nuevo ‘estilo’, esa audacia, esa libertad, preconizada por Secondín, que deben saltar a la vista para re-formar, para hacer nuevas todas las cosas.