Días de convivencia en el Colegio Sagrado Corazón de San Javier

P1220272

Los alumnos del Colegio dehoniano Sagrado Corazón de San Javier disfrutaron de un día de convivencia en el que pudieron profundizar sobre temas, en función de sus edades, como la conciencia y la maduración de la persona que deja de ser egocentrista para atender a las necesidades de los demás.

Los alumnos de 4º y 5º de Educación Primaria y los alumnos de 3º de ESO del Colegio Sagrado Corazón de San Javier han celebrado sus primeras convivencias de curso. El Centro da una especial importancia a este tipo de actividades ya que son muy significativas dentro de sus objetivos pastorales y de formación humana.

Los estudiantes de los cursos de 4º y 5º de Educación Primaria trabajaron con sus monitores el tema, tan necesario hoy, de la conciencia. Los objetivos que la pastoral educativa había puesto para este día fueron crear una experiencia de Dios rica y feliz, tanto personal como colectivamente; descubrir la propia conciencia como voz, mediante la cual Dios nos hace sentir el bien y el mal; fomentar y animar hacia un compromiso concreto en torno a su comportamiento en el campo del amor cristiano. Los alumnos de 4º de E.P. trabajaron el tema de la conciencia a través de la imagen “Semillas de 4º de Primaria” y así pudieron descubrir valores que orientan la vida hacia lo máximo, tomar conciencia de las buenas y malas semillas que impiden caminar según la vida de Jesús y fomentar el deseo de cultivar las buenas semillas que cada uno tiene.

P1220539

Los alumnos, más mayores, de 3º de ESO trabajaron sobre un problema fundamental del adolescente, y no tan adolescente, el creerse el centro del universo. Por lo que todo el día se les estuvo enseñando cómo deben dar el salto del “yo” al “nosotros”. Sus catequistas les enseñaron cómo aprender a convivir en un ambiente festivo y juvenil, respetando las necesidades y opiniones de todos. obre el como entender los adolescentes que tienen que dar un salto del “yo al nosotros”. Además, vieron la importancia de profundizar personalmente y como grupo en aspectos claves de los valores humanos y cristianos, tal y como los formula el ideario del colegio. Un punto interesante para ellos fue el de aprender a formular sus propios sentimientos para poder entender lo que les pasa y poder disfrutar del compartir en grupo. Y, finalmente, comenzaron a iniciarles en la experiencia del silencia, de la oración interior.

Estas convivencias han sido un punto y seguido en la pastoral educativa del colegio que día a día trabaja por hacer de ellos mejores personas y cristianos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *