DOMINGO SÉPTIMO DEL TIEMPO ORDINARIO

ESTÁ BROTANDO ALGO NUEVO

El perdón, a pesar de ser una palabra mal utilizada y domesticada, reconstruye la vida de las personas. Jesús hoy piensa ante todo en la reconstrucción del interior del paralítico para que luego, erguido, curado, pueda andar dignamente por delante de los que se escandalizan. Por el perdón se llega a la curación de la enfermedad. La forma de actuar de Jesús es nueva y crea novedad. Jesús hoy piensa en nosotros. A pocos días de comenzar la cuaresma, tenemos una muestra de que la salvación aún es posible. Si el pecado te paraliza y en ocasiones te abruma, la Palabra de Dios hoy es para ti.

PRIMERA LECTURA: Isaías 43, 18-19. 21-22. 24b-25
Las palabras del profeta hablan de novedad. Dios por medio del profeta Isaías promete un nuevo éxodo a los desterrados en Babilonia. Abre un nuevo camino por el desierto para que el pueblo vuelva a su patria y no sea esclavo, sino libre. Dios olvida los pecados de su pueblo para realizar algo nuevo.

SALMO RESPONSORIAL: Sal 40, 2-3. 4-5. 13-14
Sáname, Señor, porque he pecado contra ti

SEGUNDA LECTURA: Corintios 1, 18-22
El “sí” del Apóstol es la continuación del “si” de Cristo. Pablo quiere justificar su actuación para reforzar la comunión con la comunidad corintia. El apóstol había sido acusado de falta de honradez por algunos de los miembros de la comunidad. Pablo justifica y defiende su postura. Defiende la fiabilidad de su misión que se ha fundamentado en la fiabilidad de Cristo. Pablo ha sido sincero porque se ha apoyado en Dios, que es siempre fiel a sus promesas.

ALELUYA: Lucas 4, 18
El Señor me ha enviado para anunciar el Evangelio a los pobres, para anunciar a los cautivos la libertad.

EVANGELIO: Marcos 2, 1-12
Jesús perdona y, luego cura. Jesús comenzó su misión curando a los enfermos. Recordemos domingos anteriores. Hoy, cura a un paralítico. Los hombres dan importancia al sufrimiento humano, en cambio, Jesús, al pecado. Sus palabras suscitan reacciones. Sólo desde la fe se puede pedir perdón y obtener la curación.
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *