Ecos del «Encuentro de Jóvenes Dehonianos»

ENCUENTRO SORPRENDENTE

Para mi, ha sido un encuentro sorprendente, me ha hecho sentir cosas que ya había sentido pero no con tanta emoción, eso creo que es señal de que ya voy madurando. Yo soy uno de los que suelen decir esa frase tan famosa de todos para uno…pero nunca en la vida me había parado a pensar en ¿y tú por cuántos?.
Creo que a todo el mundo le gusta recibir, pero cuando hay que dar … eso ya es más difícil. Aunque hay de todo. Te das cuenta de todas estas cosas por ejemplo en las oraciones: cuando reflexionamos sobre un padre que sacrifica a su propio hijo por salvar a todos los pasajeros del tren, o la del sábado una persona que da dinero a una familia a la cual no le llega el dinero para entrar al circo sin conocerla de nada y así haciéndoles felices al padre, a la madre y a los cuatro hijos, en estas historias se entiende el ¿y tú por cuantos?.

 

En los talleres en los que he estado me han sorprendido, como en el taller de cocina ingredientes que usamos todos los días en nuestras cocinas tienen un gran sentido y significado cristiano, ya en la época de Jesús se utilizaban y hablaba de ellos a la gente que le escuchaba; como son la harina, la sal… En el taller de música he experimentado que el hip-hop también tiene mucho que decir a los jóvenes de hoy y que se pueden componer canciones cristianas con este tipo de música. La gran ilusión que tengo es que tenemos que cambiar el mundo mejorando lo bueno que ya tenemos y hacemos y acabar con aquellas actitudes que nos contaminan y envenenan.
Esto ha sido en breves palabras lo que ha sido para mi el encuentro pues no es plan de hablar de todo, pero ha merecido la pena vivirlo. Sólo os quiero decir a todos una cosa que la próxima parada, la Pascua. Un saludo. SERGIO PÉREZ (Venta de Baños)

—————–
EXPERIENCIA INOLVIDABLE

El encuentro de jóvenes de Salamanca ha sido una experiencia muy bonita para mí y para mucha otra gente que ha estado viviéndolo en propia persona. Con esta experiencia he aprendido el verdadero sentido de la amistad y la entrega por los demás. He tenido sentimientos de emoción y de alegría; momentos divertidos como los talleres y los juegos; momentos de pensar y recapacitar como la Vigilia o los momentos de oración; momentos en los que he aprendido a ver que lo importante está en el corazón de las personas y no en sus apariencias como en el momento del voluntariado, el ver que una mirada, una sonrisa, una caricia valen mucho más que cualquier otra cosa. Yo me pregunto: ¿ por cuántos estamos dispuestos hacer todo esto? ¿de verdad queremos hacerlo?, con el lema de este año me hecho estas preguntas pero también me he dicho a mi mismo que hay que ir sembrando los pequeños detalles en nuestro mundo para luchar por un mundo mejor.
Quiero dar las gracias a los monitores y a todas las personas que han estado con nosotros para que crezcamos y maduremos. Ha sido una gran experiencia y que nunca se me olvidará por que de verdad es inolvidable y se coge mucho cariño a las personas. DIEGO ILLANA (Venta de Baños)

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *