Ecuador siempre ha estado en el corazón de los Dehonianos

2

Los Sacerdotes del Sagrado Corazón de Jesús nos sentimos afectados por los daños ocasionados por el terremoto en Ecuador. Allí nuestros hermanos dehonianos están realizando una gran labor, dando apoyo en todo momento y testimoniando su fe.

Además, para nuestro fundador, el P. Dehon, Ecuador era muy importante, y lo llevaba en su corazón. El P. Dehon era un trabajador incansable a favor de las misiones, los obreros y los jóvenes, y predicó sin cesar el mensaje del amor de Dios. Consideraba que se corresponde mejor al amor de Dios tratando de conocer las necesidades de aquellos que nos rodean.

Ecuador significa el comienzo del movimiento misionero de la Congregación SCJ cuando en 1888 los dos primeros misioneros, los padres Ireneo Blanc y Gabriel Grison, parten a esta tierra. El 7 de noviembre se celebró oficialmente en la capilla del Colegio San Juan en San Quintín la despedida en una ceremonia que presidió el P. Dehon.Tras varios acontecimientos y la llegada de nuevos misioneros, fueron expulsados de Ecuador en junio de 1896 al estallar una revolución en el país que era anticlerical.

Pero los Dehonianos no nos rendimos, y en 1997 volvimos a Ecuador a seguir nuestra misión y esperamos permanecer allí durante mucho tiempo.

En estos momentos tan duros para este país donde el seísmo ha destruido hogares, carreteras, y lo peor de todo, se ha cobrado vidas, estamos convencidos que el P. Dehon observaría estas escenas con dolor, por eso oramos para que interceda por este país y nuestros hermanos dehonianos ya que el proceso de reconstrucción va a ser largo.

Mostramos nuestra solidaridad con los ecuatorianos, con los misioneros que día a día se enfrentan al reto de dar cariño y apoyo a los más necesitados. ¡Ecuador siempre ha estado y estará en el corazón de los Dehonianos!

 1

1 comentarios

  1. Gracias a todos los que nos seguís y os interesáis por quienes somos, dónde estamos y qué hacemos.
    Gracias por vuestra solidaridad con nuestros hermanos de Ecuador.
    Dios os bendiga.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *