El ángel de Burundi

Testimonio de audacia y valor de la Sra. Marguerite Barankitse, fundadora de la O.N.G. Casa Shalom en Burundi y es que se necesitaba estar loco de amor por el Señor para hacer lo que esta audaz y valiente mujer que alimentada por la Eucaristía, ha logrado hacer en un país tan dividido como Burundi entre las etnias rivales Hutus y Tootsies.

Marguerite Barankitse, ahora mejor conocida como "El Angel de Burundi" y ya no como "La Loca de Burundi" es fundadora de la Casa Shalom. Ha recibido el premio Juan María Bandrés por salvar a más de 10,000 niños víctimas de la guerra y el Sida y es candidata al Premio Nobel de la Paz.

Mujer burundiana excepcional, la señora Marguerite Barankitse, titular de un doctorado honoris causa de la Universidad de Lovaina, trabaja con ardor y valentía por la paz y la reconciliación de Burundi. Dedica su vida y todos sus esfuerzos a los niños víctimas de la guerra. Marguerite –Maggie, como prefiere que la llamen– nació en 1956 en el pueblo de Nyamutobo; huérfana desde su más tierna infancia, estuvo como interna en el liceo de Bujumbura, dirigido por religiosas que le dieron una buena educación. Luego, deseosa de enseñar, recorre todos los días a pie 12 kilómetros para ir a estudiar a la Escuela Normal de Ruyigi. De 1979 a 1981, provista de su título, se dedica a la docencia. De 1981 a 1983, sigue una formación para mujeres laicas en el seno de la asociación Auxillium, en Lourdes. De vuelta a Burundi, reanuda sus labores docentes en Ruyigi, pero al negarse a aplicar la política de segregación étnica, es despedida de la función pública. Con una beca que se le otorga, sale para Suiza, siendo más adelante secretaria del obispo de Ruyigi.

"…Si me vas a matar entonces prestame tu Rosario porque olvide el mio…"

"…los mataron delante de mi, pero yo les dije antes de ser Tootsie primero soy Cristiana…"

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *