El p. Pablo Miñambres, nuevo párroco de Sucina

16179414_607557859451873_5590030433182536752_o

El p. Pablo Miñambres tomó posesión de su nuevo cargo como párroco de la Parroquia de Sucina, San Javier (Murcia), reemplazando así al p. Joaquín Izurzu. La comunidad asistió, junto a todo el pueblo, a una celebración presidida por el Vicario David. Tras la celebración, se aprovechó para llevar a cabo la bendición de los animales del pueblo, por la proximidad del acto con la festividad de San Antón Abad, su patrono.

El p. Pablo Miñambres, natural de Pedrosillo de Alba, realizó el Bachillerato en el Seminario de San Jerónimo de Alba de Tormes. A continuación, fue al Noviciado de los Sacerdotes del Sagrado Corazón de Jesús en Salamanca, donde hizo su profesión religiosa y completó los estudios de teología, además de vivir un periodo de experiencia en Puente la Reina. Miñambres ha pasado también cinco años en Roma realizando el doctorado en Teología.

Además, ha trabajado como profesor y animador pastoral en el Colegio-Seminario de Puente la Reina. Los últimos cuatro años ha estado en la comunidad de San Javier donde ha sido profesor de Lengua, Religión y Ética en el colegio Sagrado Corazón y ha colaborado pastoralmente ayudando en la parroquia de Sucina, otras parroquias vecinas y una capellanía. Asimismo, ha sido profesor en el título de DECA en la Universidad Católica de Murcia; profesor de Teología en el Seminario Diocesano y el Instituto Teológico Franciscano de Murcia y ha cursado el Máster en Formación del Profesorado en la especialidad de Filosofía por la UNED.

Desde SCJ hemos querido conocer un poco más al p. Pablo Miñambres y saber cómo afronta su nuevo cargo de párroco en Sucina.

-Durante cinco años estuvo en Roma realizando el doctorado en teología, ¿cómo fue aquella experiencia? ¿Qué le ha aportado ese tiempo para el desempeño de su nuevo cargo?

-Fue una experiencia enriquecedora tanto intelectual como culturalmente. Me permitió tener tiempo en la juventud para profundizar en la investigación y el estudio teológico a un alto nivel. También me sirvió para conocer mejor nuestra Congregación y la riqueza internacional que posee. Los estudios que realicé me ayudan en la actualidad a preparar mejor las homilías.

-¿Qué significó para usted el acto de toma de posesión como párroco de Sucina? ¿Quién le acompañó en ese momento tan especial?

-En la toma de posesión participó toda la comunidad dehoniana y el pueblo de Sucina. La ceremonia es muy significativa y simbólica: se hace lectura del nombramiento del obispo, un juramento de fidelidad y una profesión solemne de fe; además se entrega al nuevo párroco la llave de la Iglesia, es saludado por los fieles, recorre los lugares más significativos del templo como la pila bautismal, el confesionario y el sagrario, se tocan las campanas en señal de alegría y se sienta en la sede. Cada uno de estos gestos me hizo consciente de lo que significa ser párroco.

-Sucede en el cargo al p. Joaquín Izurzu, ¿le ha dado él algún consejo?
-Que sea organizado y constante. Además, me ha recordado que debo fiarme de las personas con las que me encuentre y no crear divisiones.

-¿Qué nuevos proyectos pretende llevar a cabo en la Parroquia?

Más que desarrollar nuevos proyectos, por lo pronto, tras la marcha del P. Joaquín, el objetivo es dar continuidad a los que actualmente se desarrollan. La parroquia abarca tres poblaciones diferentes con tres lugares de culto (Sucina, La Tercia y Casas Blancas), un cementerio propiedad parroquial, varias cofradías, un grupo de Cáritas que atiende a muchos necesitados (especialmente inmigrantes musulmanes), grupos de catequesis, enfermos y gran actividad sacramental y celebrativa (adoración eucarística y rezo del rosario). También está presente una comunidad de religiosas que gestiona la “Casa Cuna La Anunciación” dependiente de la Diócesis, en la cual se acoge a mujeres que por problemas diversos se encuentran embarazadas y en trance de verse obligadas a abortar.

 

 

 

16178850_607557856118540_3520355982527888830_o
Tras la toma de posesión se procedió a la bendición de los animales.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *