Encuentro de Novicios de España y Portugal

Entre los días 28 y 31 de Mayo tuvo lugar, en Salamanca, la primera parte del encuentro entre los novicios de España (4) y Portugal (4) donde, entre otras cosas, cada novicio de la provincia española tuvo la oportunidad de presentar la realidad de su entidad de origen (Chile, Ecuador y Venezuela) y de dar a conocer un poco las actividades que allí realizan, las obras que llevan a cabo y sus aspiraciones a futuro.
Esta visita también sirvió para que nuestros hermanos de la provincia portuguesa conocieran las obras que aquí en España llevan adelante los Reparadores (colegios, seminarios…), pero estando en España no se podía pasar la oportunidad de conocer algunos de los sitios de mayor interés como Ávila y Alba de Tormes, lugares donde nació, vivió y murió santa Teresa de Jesús, o el monasterio donde descansa el cuerpo del próximo santo español Rafael Arnaiz y, como no, disfrutar de un paseo por las bellas calles de Salamanca conociendo su historia y su gente.
La segunda parte del encuentro se dio entre los días a y 7 de Junio, en esta ocasión los anfitriones fueron los hermanos de la provincia portuguesa que se esmeraron con gran naturalidad por dar a conocer lo que son como provincia y lo que, como Dehonianos, estamos llamados a ser el mundo. La llegada fue a Aveiro donde se encuentra la casa de Noviciado muy acogedora como quien nos recibía. Ese mismo día pudimos entretenernos con un paseo por la playa con baño incluido, para quien fuera capaz de entrar en esas aguas heladas, y luego de un paseo en bicicleta por las calles de la ciudad. Los siguientes días tuvimos la oportunidad de conocer las obras que llevan a cabo y a cada uno de los integrantes de la provincia encargados de ellas donde pudimos corroborar que el ser Dehonianos se lleva en el corazón, sobre todo cuando se trata de hacer sentir al otro como miembro importante de la familia.
Fátima tuvo un lugar muy importante en nuestro encuentro, porque es un sitio donde no importaba la raza o la nacionalidad para estar todos juntos unidos en oración constante. La jornada concluyó precisamente en Fátima con una misa donde participó toda la gente que estaba allí de peregrinación y donde los novicios pudimos servir como acólitos en ésta.
Lo más asombroso de este encuentro es que no hablamos el mismo idioma, pero las ganas de comunicar experiencias de vida, de intentar transmitir lo que, como Dehonianos, cada uno ha aprendido en cada uno de sus sitios de origen, hicieron que la comunicación se hiciera mucho más fácil y provocara en cada uno el deseo de querer compartir eso que nos une como hermanos que es lo mismo que queremos compartir con el mundo que Dios nos ha seducido y nos ha llamado a participar de la gracia que supone seguirle.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *