“Enlázate por la Justicia” invita a bucear en la pro­pia tra­di­ción es­pi­ri­tual

Justicia y Paz

La campaña SI CUIDAS EL PLANETA, COMBATES LA POBREZA, que impulsa la red “Enlázate por la Justicia”, pone el foco en los dos últimos meses del año en el contenido del octavo punto del “Decálogo Verde”, que viene impulsando desde junio del año pasado y que, en esta ocasión, invita a “bucear en la propia tradición espiritual” durante el tiempo de Adviento y Navidad.

Y es que, tal y como se explica en este punto de la campaña, aunque la palabra “espiritualidad” podría analizarse desde diferentes ámbitos, las organizaciones de “Enlázate por la Justicia” quieren, en esta ocasión, enfatizar una conexión entre la importancia de conocer y vivir de modo coherente nuestra propia tradición espiritual, y el cuidado de las personas más frágiles, además del propio planeta, afectado de una dramática vulnerabilidad.

Reconocer lo bueno, lo justo, lo bello puede impulsarnos, dotarnos de sentido y alentar nuestra propia vida, y nuestra relación con los demás y con la “casa común”. Como se señala en el documento de Aparecida (aprobado por la Conferencia General del Episcopado Latinoamericano y del Caribe en 2007), “su mandato de caridad abraza todas las dimensiones de la existencia, todas las personas, todos los ambientes de la convivencia y todos los pueblos”.

La Campaña SI CUIDAS EL PLANETA, COMBATES LA POBREZA llama a contagiar esa necesaria implicación en el cuidado del otro, de los otros y del planeta que nos acoge, desde la propia tradición espiritual, con coherencia, autenticidad y alegría.

La espiritualidad de la tradición cristiana

Etimológicamente, la palabra espiritualidad deriva del latín y se refiere a una cualidad relativa al alma. Desde la campaña SI CUIDAS EL PLANETA COMBATES LA POBREZA se insta a la coherencia y a la unidad personal, ya que no podemos hacer división entre cuerpo y alma; más bien hemos de ser capaces de descubrir que en el interior de cada ser hay un espacio precioso de relación con lo importante de la vida y con lo importante de los demás.

Todas las tradiciones espirituales hacen referencia a la necesidad de los seres humanos de reencontrar la paz, el equilibrio, la armonía que parece romperse entre las prisas, la violencia o la injusticia que nos rodea. Y, también, se hace hincapié en que, desde los orígenes de la humanidad, las personas hemos mostrado nuestra capacidad para trascender lo puramente material, como demuestran los pueblos indígenas, auténticos maestros en su relación de cuidado y respeto con la naturaleza.

Las organizaciones católicas que conforman esta alianza centran el ejemplo de esa espiritualidad en Jesús de Nazaret y recuerdan, justo en estos meses en los que se vivirá el Adviento y la Navidad, la importancia de un encuentro personal con Él. En palabras de Benedicto XVI: «No se comienza a ser cristiano por una decisión ética o una gran idea, sino por el encuentro con un acontecimiento, con una Persona, que da un nuevo horizonte a la vida y, con ello, una orientación decisiva» (Encíclica Deus caritas est).

Descubre el “Decálogo Verde”, las historias de la sección VOCES QUE CLAMAN, DINÁMICAS, MATERIALES ESCOLARES, ORACIONES y más materiales aquí.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *