Entrevista al P. Jesús Baena SCJ

Fuente: La semilla de mostaza – No. 14, Septiembre de 2009
Traducido por: alumnos de 4º de la ESO y 1º de Bachillerato de San Jerónimo (Marcelo J. Flores, Fco. Javier Mulas, Álvaro Rodríguez, Jaime Salvadores, Ángel Espinel, Pedro Gil, Guillermo Robledo, Mario Vallejo)

VALE LA PENA VIVIR

¡Bienvenido a la India, P. Jesús!
Siempre es interesante hablar con alguien nuevo.
Vamos a disfrutar de una conversación entre el P. Jesús y el Hno. Michael Augustine.

Padre Jesús, tras pisar tierra india hace un par de meses ¿cuál es tu primera impresión acerca de la India (la gente, la cultura, el idioma, la comida, el tiempo, etc) y especialmente acerca de los jóvenes SCJ presentes en la India?
Para mí la India es un país “todo en uno”. Hay miles de idiomas, diversidades, comidas, contrastes de tiempo, miles de expresiones culturales y religiosas, bicicletas, motos, camiones, coches y personas que están viviendo juntas en semejante modo caótico e impresionante. Este estilo de vida realmente me sorprende pues me parece espiritual y al mismo tiempo agresivo.
Con respecto a la presencia de los jóvenes SCJ en la India, he podido conocer muchas características de las comunidades de SCJ de aquí: son agradables, con un buen espíritu, tienen un buen sentido del humor pero lleno de respeto; les gusta el deporte, bailar y predicar. Les considero hombres de oración. Espero de ellos que tengan la mente abierta a otras realidades sin olvidar su origen o su raíz.

 

¿Qué te motivó a optar por el distrito de la India? ¿Y cómo te preparaste para esta especial tarea?
Mi deseo de ir como misionero a la India rondaba mi corazón durante los dos últimos años. Cuando el Padre Ornelas, nuestro General, vino a España, estuvimos hablando acerca de esta posibilidad. En aquel momento consideramos otros países. Yo ansiaba una experiencia congregacional en el extranjero y finalmente la experiencia de la India se hizo realidad.
Cuando supe con seguridad que iba a ir a la India, pasé siete meses en Hales Corners (USA) aprendiendo inglés. Durante ese tiempo me preparé pidiendo al Señor que me hiciera un buen religioso, preparado para aprender sobre un país nuevo, nueva gente, la extensión de un Único Dios que deseo descubrir.

¿Cómo ves tu papel como formador de los escolásticos SCJ en India? ¿Es muy exigente? ¿Es la formación tu elección preferida? ¿Estás satisfecho con los esfuerzos que has asumido hasta el momento? ¿Cuáles son las diferencias que encuentras en el programa de formación aquí en India en comparación con el de Europa?
¡Uau! ¡Cuántas cosas para una pregunta! Lo primero de todo, me gustaría dar las gracias a mi comunidad por la bienvenida. Me ha ayudado mucho desde que llegué. El curso apenas había empezado y ellos me ayudaron.
En España he vivido y trabajado en la formación, así que ser formador en una casa de Teología es algo con que ya me siento familiarizado. Sin embargo, al mismo tiempo, es también un desafío para mí pues nosotros, varios formadores en la casa que vienen de diferentes países, estamos intentando dar la mejor formación con nuestras particularidades. La diversidad es buena si trabajamos juntos.
Cuando pienso acerca de estos dos meses, puedo decir que estoy satisfecho con los esfuerzos que he tenido que hacer, pero sé que aún hay un largo camino que recorrer y esto es sólo el principio.

Cuéntanos algo sobre tu Provincia española de origen, su misión, retos, etc
Cuando otras provincias como Francia, Italia u Holanda cerraron muchos de sus seminarios en los 70 y los 80, la Provincia española los ha mantenido con la convicción de que la educación es uno de los campos más importantes de la evangelización. Por tanto, a parte de algunas parroquias y de la pastoral juvenil, todos los esfuerzos y trabajos se concentran en escuelas, seminarios y universidades. Todo ello tiene que ver con la formación y la educación. Se ve necesario en esta crisis y en estos duros tiempos que Europa está viviendo que hay que renovar nuestras metas y objetivos.

¿Cuáles son tus hobbies, gustos, ambiciones..? Y cuéntanos algo sobre ti y tu familia
Mi familia vive en Madrid. Mis padres están bien. Mi padre se jubiló hace cinco años y ambos están muy felices. También tengo una hermana y un hermano, ambos mayores que yo. Nuestra relación es muy buena y vendrán a visitarme. No tienen niños por lo que no puedo dar ejemplo a ningún sobrino o sobrina. Es una pena.
Mis hobbies desde que era un niño tenían que ver con el deporte, el cine, la sanidad y los idiomas. Me gusta practicar deporte y me gustaba verlo. En España estuve hablando de cine en una radio durante cinco años todos los viernes. Yo creo que el cine es una de las mejores formas de conocer a los seres humanos y comunicarles el mensaje evangélico. La sanidad es algo que siempre me ha interesado. He estudiado por mi cuenta y no me importaría dedicar un día mi vida a cuidar religiosos enfermos o ancianos.

Tu opinión personal sobre el tema de esta edición de “La semilla de mostaza”: «El P. Dehon, un sacerdote con el corazón compasivo»
Yo creo que el tema «El P. Dehon, un sacerdote con el corazón compasivo» es muy apropiado, pues nos recuerda uno de los puntos esenciales de nuestro carisma y de nuestro Dios.

Comparte con nosotros tu visión del sacerdocio y de la vida religiosa y tu experiencia de ser sacerdote en la Congregación de Sacerdotes del Sagrado Corazón de Jesús (en los momentos felices y más dolorosos)
Yo me hice sacerdote hace ocho años, cuando tenía 32 años. Mi experiencia de ser sacerdote ha sido muy buena, sobre todo trabajar con laicos y gente joven. De todos modos, me doy cuenta de que estoy todavía en un proceso de descubrir cosas nuevas sobre el Evangelio y sobre mí mismo. Mi vida religiosa ha sido siempre divertida y traviesa, tranquila y pacífica, pero recuerdo el año después de mis votos perpetuos como uno de los momentos dolorosos.

Tu mensaje para los sacerdotes SCJ y los hermanos de la India en este Año del Sacerdocio
Lo primero de todo me gustaría decía que ser un SCJ es algo de lo que estar orgulloso. En este Año del Sacerdocio, no deberíamos olvidar que el Evangelio es un mensaje sin fin, un reto diario que merece la pena vivir.

¿Cómo ves la presencia SCJ en la India en un futuro cercano (dentro de diez años)?
Yo pienso que las cosas tienen que hacerse bien desde el principio. Tenemos que construir nuestro Distrito basándonos en la formación y ahora estamos viendo buenos resultados. Necesitamos consolidar la formación y dar nuevos pasos en nuestra misión. Todavía tendemos que afrontar muchos retos, por supuesto, pero si caminamos en esta línea, el futuro del Distrito de India será muy provechoso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *