Ramón Antonio Aguilar: “marché de Venezuela porque desde fuera puedo ayudar más a mi familia”

exodo_venezolano

Es triste ver a jóvenes de Venezuela tener que salir de su país porque les es imposible vivir allí. Es el caso de Ramón Antonio Aguilar Martínez, un joven de 34 años que en marzo de 2018 dejó su Caracas natal para dirigirse a Chile en busca de un futuro mejor para él y su familia.

Allí ha dejado a su esposa, a su hijo Santiago de 4 años, a su hijo Isaías de 3 meses, a su madre, suegros, parientes y amigos en general.  “Tuve que marchar por la insostenible situación para mi familia y porque desde fuera puedo aportar más económicamente a los que quedan en Venezuela”.

Y es que, según nos cuenta, marchó de Venezuela porque la situación era muy complicada, “tenía hasta tres trabajos para poder sostener a la familia y aun así era imposible. Además, la delincuencia en más de una ocasión nos golpeó y cada vez era más complicado llevar lo necesario a casa para comer, no estábamos bien alimentados”.

“La gente en Venezuela está pasando hambre, signo de eso son las cantidades importantes de personas que hurgan en la basura para alimentarse” recuerda con tristeza Ramón Antonio. “A eso hay que sumar la escasez de medicamentos. Las personas se mueren por no tener medicinas, o pagan altas cantidades para poder conseguirlo fuera del país”.

Lo vivido en los últimos tiempos en Venezuela es difícil de olvidar, y aún recuerda “la muerte de muchos jóvenes por las protestas, el deterioro social de país. Hambre, muerte, migración de amigos… todo esto me ha marcado mucho”.

Este joven venezolano es Dehoniano desde hace mucho tiempo, “por formación en la fe con los padres Dehonianos de Tinaquillo. Luego fui religioso durante un tiempo, y siempre he estado involucrado en la labor pastoral de la Parroquia San Miguel Arcángel de Caracas”.

Actualmente, Ramón Antonio Aguilar trabaja como agente pastoral en el Colegio San Juan Evangelista de los Dehonianos de la provincia de Chile, “estoy super agradecido por esta maravillosa oportunidad y experiencia”.

Es muy triste ver como un padre de familia ha de separarse de su mujer y sus hijos para poder ofrecerles una vida mejor. “Deseo con todo corazón volver a Venezuela, pero mientras sigan las condiciones de crisis aporto más desde Chile. Es necesario un cambo político en Venezuela, y que regresemos muchos profesionales para levantar el país” concluye este joven venezolano.

Desde Haz Latir el Corazón del Mundo acompañamos a las familias de Venezuela en este momento tan complicado. Infórmate de nuestro proyecto aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *