Experiencia de Betania

IMG_4375-2.jpg

Durante este mes y medio en nuestra comunidad de Puente la Reina (Navarra), he tenido la oportunidad de hacer la experiencia en el albergue de peregrinos, que es regido por la congregación. Por las tardes realizamos masajes a los peregrinos y, también, les invitamos a la Adoración Eucarística. Es un momento precioso estar al servicio de ellos, escuchar sus experiencias que enriquecen nuestra vida y nuestro espíritu. También nosotros le vamos contando un poco nuestras experiencias de fe y de nuestra opción por amor al Reino.

La experiencia de Betania te enriquece sin duda alguna y, te enseña haber lo importe que dar un “stop” en tu vida y ponernos a pensar, lo que Dios quiere en nuestro camino. A pesar de los distintos idiomas, podemos llegar a entendernos y a comprender cada paso que vamos dando y lo que nos anima a seguir caminando.

En camino vamos descubriendo que cada persona tiene emociones o motivos distintos para realizar el camino. Algunos lo hacen por deporte, otros por vacaciones, algunos (los muchos) por motivos religiosos, etc. Pero lo importante es que en el camino se descubre que no vamos solos: Dios camina con nosotros y, a pesar de nuestro cansancio, dolores, calor,… Él se hace presente en nosotros.

En cada peregrino, cuando le realizamos los masajes, podemos ver su rostro y escuchar su experiencia del día. Lo que más llena es verle su rostro de alegría y de satisfacción por haber llegado a un nuevo albergue.

Siento que lo más importante de nuestra vida, como cristianos, como personas, es sabernos peregrinos a lo largo de la vida y que en cada paso que damos siempre tenemos motivos distintos pero Dios hace camino contigo, Él no nos deja y nunca nos abandona.

Dios a lo largo de nuestro camino nos dice que nos ama y que todo lo ha realizado por amor y que la meta de nuestra vida debe ser seguirle y contemplarle.

Agradecido a Dios y la comunidad de Puente la Reina y al maestro de novicios el P. Ramón por permitirnos realizar esta experiencia que es única y renovadora. Esto nos enseña a ver que Dios hace maravillas todos los días en nuestra vida.

Termino con dos frases inspirantes en mi experiencia con los peregrinos. Una es de nuestro Superior General actual, P. Heiner Wilmer: “Vivir es Caminar”. Y está otra frase que me ha acompañado en mi caminar y en mi peregrinar: “Caminante no hay camino, se hace camino al andar”.

César Torrealba.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *