Familia Dehoniana

Queridos amigos y amigas de Familia Dehoniana:
¡Cristo vive! ¡Ha resucitado!
La alegría de la Pascua alcanza al universo entero y nos sentimos felices porque somos amados y valiosos, acogidos y auténticamente valorados por el Dios de la Vida, el Dios que en la entrega de su Hijo, el del Corazón Traspasado, nos muestra el camino hacia la vida verdadera.
Vivimos la Pascua y la descubrimos florida y hermosa, vibrante en la primavera que todo lo inunda con su luz, con las acostumbradas alteraciones del tiempo que contagian nuestro ser que busca desprenderse del letargo del invierno y abrir sus ventanas al soplo de Dios. Un viento que nos lanza en dirección a los hombres, nuestros hermanos, para anun-ciar la alegría del Resucitado. La vida está llena de sentido, el ser humano ha sido creado para vivir, ha recibido el Soplo Divino que le capacita para colaborar con Dios en su obra cre-adora adelantando así el advenimiento de su Reino.
¡Felicidades!
Este número de Familia Dehoniana, presidido por María, Madre del creyente, quiere ser reflejo de la vida de Dios que se expresa en tantas actividades realizadas, actividades generosas que buscan llenar la vida de sentido y a los peque-ños y necesitados de esperanza. La vida que se expresa en esos jóvenes de corazón grande y generoso que dan su Sí a Dios para seguir ofreciéndose como religiosos o sacerdotes. La vida que se manifiesta en proyectos soñados que piden hacerse realidad con la colaboración de todos, en aquellos que recogen velas tras una larga vida de trabajo y dedicación y vuelven a puerto para, desde allí, seguir soñando con un mundo nuevo: con el Reino de Dios, presente y siempre por hacer.
Ponemos en sus manos esta revista que, como nuestra misma familia, es pequeña y humilde, pero está llena de vida y, cómo no, de algunas lagunas, pero a la vez plagada de cari¬ño y deseos de crear comunión y de afianzar nuestra común esperanza.
Una vez más le damos las gracias, por estar ahí, por creer, por amar.
Reciba un saludo cordial, de corazón. P. Joaquín Izurzu Satrústegui, scj
 

Leer Familia Dehoniana

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *