Finaliza el “Encuentro de Equipos Directivos de los colegios Dehonianos”

Manuel Borrego

Manuel Borrego ha dado una ponencia a los miembros de los “Equipos Directivos” de los centros educativos dehonianos, con la que se ponía el punto y final al “Encuentro de Equipos Directivos de los colegios Dehonianos”, en la que se hizo hincapié en la eficacia del trabajo en equipo. Alcanzarlo depende de tres conceptos: el comportamiento grupal (papel o rol de equipo), la disponibilidad (actitud o querer) y el conocimiento profesional (papel funcional).

“El trabajo en equipo, para que sea eficaz, debe planificarse y promoverse”, apuntó Manuel Borrego, y para ello son necesarios tres elementos: conocimientos en estructura y procesos grupales, habilidades de gestión y liderazgo, y varias herramientas (reuniones, toma de decisiones, escucha y comunicación, negociación). ¿Cuáles son las premisas para la formación de un equipo de trabajo? Lo primero que quedó claro es que todos los miembros del equipo no son competentes en “todo” lo que hacen y las personas que trabajan juntas dependen unas de otras. Un equipo es un conjunto de personas unidas con un objetivo, finalidad o metas comunes.

De este modo, cada integrante de un equipo ejerce un papel profesional y un rol grupal. Para conseguir que el equipo sea más eficaz se deben combinar los roles, que pueden prevenir el éxito o el fracasa del trabajo de un equipo, por lo que un equipo eficaz es aquel equilibrado en sus roles. Y todos los roles son importantes y necesarios para tener un equipo equilibrado y eficaz.

2017-07-03-PHOTO-00000108

En esta interesante charla se manifestó la necesidad de que los roles de un equipo sean complementarios para ser un equipo eficaz, sin duplicidades y pocos vacíos, además de que cada miembro es consciente de su papel. Para la formación del equipo, lo primero es conocer y actuar sobre puntos fuertes y débiles, estableciendo las reglas claras de juego, proponiendo objetivos concretos inmediatos. Con este objetivo se debe emplear tiempo para las reuniones de trabajo, comunicándose sin filtros y escuchando. ¿Qué factores son contrarios para que avancen los equipo? El autoritarismo, la falta de coherencia y de apoyo, la inseguridad, mal ambiente y el exceso de normas.

La responsabilidad del líder en el equipo es observar las reglas del juego, centrando el trabajo sobre los objetivos, es él quien debe conseguir que todos los miembros del equipo participen, equilibrando los roles. También está en sus manos reconocer y subrayar los pequeños avances, influyendo en las conductas sin apelar a la autoridad externa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *