Humberto Hidalgo es ordenado diácono

diácono

El pasado 25 de noviembre, festividad de Cristo Rey, fue un día muy especial para nuestra Congregación ya que fue ordenado diácono Humberto Hidalgo en una celebración en la Iglesia Sagrado corazón de Jesús en Alberdi (Paraguay).

Este ecuatoriano, de Bahía de Caráquez, tiene 33 años y hace 18 años que empezó su relación con los Dehonianos. “Empecé mi relación desde los grupos de confirmación y los grupos juveniles y en las tantas actividades realizadas durante todo ese tiempo. Luego de unos años acompañé y participé de los grupos y proyectos pastorales en la Parroquia Sagrado Corazón de Jesús, Leonidas Plaza, y en todo ese tiempo mi relación con los Dehonianos fue creciendo y afianzándose. Desde que les conocí me llamó la atención la manera de servir, de convivir, de trabajar por los demás con una alegría y disponibilidad poco común en el diario vivir. En su debido momento tuve la invitación del P. Pedro Jesús Arenas para empezar el acompañamiento espiritual, la convivencia entre fines de semana con los hermanos de la comunidad religiosa para ir conociendo su manera de vivir” indica Humberto.

En este sentido, afirma que “Dios se valió de estas cosas y otras para mostrarme cuál era mi camino, mi misión, mi puesto en la vida. Y hoy soy Dehoniano, ya diácono y con toda una vida disponible a la entrega sin medida en la Iglesia, para el pueblo, en la Congregación”.

Este joven ecuatoriano vivió la mayor parte de su proceso formativo en la ciudad de Quito, lugar donde actualmente la Congregación tiene la Casa de Formación y por la facilidad de poder realizar los estudios filosóficos y teológicos en la Pontificia Universidad Católica del Ecuador. Allí realizó sus estudios, seis años de formación académica combinada siempre con actividades pastorales, seminarios, talleres y encuentros formativos en otras áreas y entidades. En 2010-2011 realizó el Noviciado en Salamanca.

Durante su proceso formativo recuerda fechas memorables de manera personal y también para la Congregación: el 29 de septiembre del 2011 su primera profesión religiosa, el 15 de octubre del 2016 su profesión perpetua, el 31 de octubre del 2017 obtención de la licenciatura en Teología, 3 de noviembre del 2017 viaje a Paraguay de experiencia misionera y el 25 de noviembre de 2018, solemnidad de Cristo Rey del Universo, cuando fue ordenado diácono.

“Ser ordenado diacono, supone un sentimiento de gratitud a Dios para conmigo, supone la presencia de su misericordia, supone para mí una alianza gratuita, cuyo único vínculo es el amor, un amor que no espera más que ser amado, desde la entrega, el servicio, la alegría, la disponibilidad. Este gran ‘don’ de Dios hacia mí, el de ser el servidor de su Santa Iglesia, de su Pueblo, de la eucaristía, me hace ver que soy una creatura bendecida, amada y aceptada tal y cual soy”.

El día de su ordenación como diácono fue un día muy feliz y entrañable para Humberto Hidalgo que se sintió arropado por todos los suyos. “Ahora siendo diacono solo tengo que vivir con este sello eterno que lleva por nombre oración, servicio, disponibilidad, entrega, voluntad, coraje, perseverancia, cercanía, amor, misericordia, silencio, escucha y sobre todo fe para hacer lo mismo que él ha hecho conmigo (Cfr. Jn 13, 15), amar sin reservas hasta entregar la propia vida en todo lugar, en todo momento, en toda circunstancia” concluye este joven.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *