III. NUESTRA VIDA ESPIRITUAL: 1. Vida de Oblato

Ya he subrayado la importancia del espíritu de oblación. “Nuestra vocación es la de hacer ofrendas, y oblato significa quién ofrece y quien se ofrece… La respuesta a la objeción de los que nos dirán: queréis reparar, pero ¿con qué? ¿Qué tenéis vosotros para ofrecer en reparación? El Corazón de Jesús: Jesús todo entero, pero sobre todo su Corazón. Podemos ofrecerlo cada minuto sin agotar el tesoro, sin que la oferta precedente dañe a la que sigue…” (a los novicios, miércoles 21 de junio de 1880).


 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *