JED, Esperanza de una vida más humana para jóvenes en dificultad

jed

JED (Jóvenes en dificultad) es una institución fundada en 1988 por la Congregación de los Sacerdotes del Sagrado Corazón de Jesús. Su iniciador es el padre Bernard Groux, scj. dehoniano de origen francés. Él tuvo la intuición de una obra social que en la actualidad ha ofrecido un futuro a más de 5.000 jóvenes. La asociación está situada en el oeste de Camerún, en el país de Bamiléke.

Contexto social de la juventud de Bafoussam

Como obra social, la JED nace como respuesta a una situación precaria en la que los jóvenes son dejados a su suerte, sin recursos y a merced de diversas formas de delincuencia juvenil: el robo, la adicción a las drogas y el alcohol, la violencia sobre miembros de la familia, violación, antecedentes penales por delitos.

Pobreza y miseria son la porción diaria del pueblo. En este contexto, los jóvenes son dejados a su antojo con la calle como única salida y todos los vicios sociales que de ella derivan.

En cuanto a la ciudad de Bafoussam, existe un vínculo directo entre estos actos de delincuencia y la tasa de frecuencia en las instituciones penitenciarias. El Director General del JED es también capellán de la prisión. A nivel de enseñanza práctica, esto hace posible organizar por los jóvenes visitas a la prisión central de Bafoussam. El objetivo de estas visitas es la concienciación  de los jóvenes y la comprensión de las consecuencias que sancionan los posibles actos de delincuencia. Ser capaces de llevarlos a pequeños silogismos como: “No debo volar, de lo contrario sufriré en esta prisión!” son en sí una verdadera hazaña. Hay un programa de “prisión-esperanza” que entrena a reclusos jóvenes en mecánicos de automóviles y carpintería.

Hay que decir que es de este contexto que surge la JED: responder a una situación particular de ociosidad de una parte activa de la población: jóvenes de 12 a 22 años. El padre Bernard Groux sabía intuitivamente cómo ver la condición de estos jóvenes y responder a través de la creación de una obra social de formación profesional.

Abrir una escuela es cerrar las puertas de una prisión.

Misión y visión de la JED.

La visión del JED es ayudar a cada joven a descubrirse a sí mismo como una historia sagrada, un don de Dios, un potencial para ser desarrollado. Y, como decía el Padre Bernard, esta visión de un futuro lleno de posibilidades lo abre a nuevas perspectivas, pasando de “Juventud en dificultad” a “Juventud en Devenir”.El Padre Bernard resume esta visión con la siguiente expresión: “Puedes si quieres”. La idea detrás de este lema es convencer a todos los jóvenes para que sepa que él también puede salir de la miseria y la delincuencia. Llévenlo al coraje para poder proclamar un día: “Puedo tener éxito y hacer algo de mi vida”

Cómo funciona el JED

El JED es por lo tanto un servicio de caridad ofrecido por la Congregación de Sacerdotes del Sagrado Corazón a los jóvenes que no asisten a la escuela y que provienen de un ambiente familiar que no es propicio para el desarrollo de sus talentos.El objetivo de la JED es hacer del joven un “hombre de pie” a través de una formación profesional que no sólo se adapte a su vocación particular, sino también a sus aspiraciones a una vida mejor.

Como institución, el JED es dirigido por un sacerdote del Sagrado Corazón, que también acumula a nivel de la Iglesia Diocesana de Bafoussam las funciones de capellán de las cárceles y capellán de la Comisión Diocesana de Justicia y Paz. Como estructura organizativa, el JED tiene varios talleres de jóvenes en diversos campos de actividad.

Hay cinco talleres: Talleres para carpintería, soldadura de metales, albañilería, encuadernación y costura.Cada taller está dirigido por un profesor calificado que es responsable de iniciar a los jóvenes. Esta última es pagada por la asociación. El presupuesto de JED está casi totalmente financiado por agencias externas y socios, incluyendo a los Amigos del Monte San Juan, que nació como una asociación bajo los auspicios de amigos y parientes del Padre Bernard Groux, el PPDU, (Programa Prioritario  de Desarrollo Urbano), socios del grupo Planeta Urgencia, uno de cuyos voluntarios ofreció en junio de 2012 una formación profesional en gestión de conflictos para los 9 entrenadores de la estructura.

Oferta Formativa

La formación que el joven recibe al entrar en JED se despliega sobre tres años. Las tasas de inscripción son de 15 euros al año. A esto se suma el costo de una blusa que cuesta 6 euros. Cada joven tiene derecho cada día al desayuno. A lo largo de su plan de estudios de tres años, los jóvenes tienen prácticas en empresas de la ciudad. El número de jóvenes matriculados es generalmente de unos cien. Este curso serán 99. Algunos de los jóvenes inscritos padecen discapacidades físicas y mentales, por esa razón, pasar exámenes no es una prioridad para el adelanto de los jóvenes. El enfoque se centra en el conocimiento práctico, que es la única garantía de empleo futuro.

La formación de los jóvenes no siempre es fácil. A veces se observan actos de violencia y luchas entre jóvenes. También hay casos de abandono escolar o ausencias prolongadas o conflictos familiares que hacen imposible el seguimiento de los diferentes tipos de formación. Todo esto requiere un seguimiento muy estrecho y el acompañamiento de los jóvenes que son demasiado a menudo de entornos familiares disfuncionales.

Estos ejemplos anteriores no afectan el retorno de la inversión y el impacto muy positivo que esta formación tiene sobre los jóvenes. Para muchos de ellos, la JED es el camino necesario que les permite recuperar la confianza en sí mismos, tomar sus vidas en sus propias manos y caminar por los caminos de un nuevo destino.

La historia de esta institución también incluye un número inimaginable de historias de éxito, muchachos y muchachas jóvenes cuyo JED sirvió como trampolín para una vida mejor. Algunos egresados ​​de la JED se encuentran en las escuelas secundarias y universidades de la ciudad. Habiendo tomado conciencia de su don, resolvieron profundizarlos a través de un plan de estudios ordinario. También debe señalarse al crédito del JED que hay un plan para integrar a los jóvenes después de la formación que reciben. Muchos de estos jóvenes al final de su formación reciben un microcrédito que facilita su integración en el mundo del trabajo.

La espinosa cuestión de la autofinanciación

Uno de los temas espinosos de JED es el de su autofinanciación. ¿Cómo puede el JED auto-sostenerse? La pregunta no es nueva. Ella ya estaba presente en la cabeza del padre Beranrd Groux, así como también está en la cabeza de la nueva DG, el padre Ngomsi Dior, scj. Anteriormente, los esfuerzos para responder a esta espinosa pregunta habían llevado al Padre Groux a crear en torno al JED actividades generadoras de ingresos. Entre ellas están los recibos que son el producto de los servicios prestados por los diversos talleres de carpintería, mampostería, soldadura, encuadernación y costura.También se puede mencionar la construcción de un edificio llamado Jonas, que cuenta con salas de conferencias para JED y estudios en alquiler. El complejo Jonas sigue siendo incompleto por falta de medios financieros. También hay una serie de tiendas y oficinas de alquiler.

Pero ¿qué es todo esto en vista de los altos costos de los cargos? Por lo tanto, existe, por así decirlo, un enorme desafío para el JED para el futuro. No es sólo su supervivencia, sino también su relevancia social. El gran desafío que aguarda es la rentabilidad de los distintos talleres. A esto hay que sumar una buena política de marketing y comunicación sobre los principales temas que JED representa para la ecología urbana de la ciudad de Bafoussam. También debe señalarse que la forma tradicional de asociación a través del servicio al voluntariado y las donaciones deben ser reanimadas.

Queda por estructurarse una buena política y estrategia de captación de los benefactores y de su identificación a la obra. Según su nuevo Director, la fluidez en las operaciones dentro de esta estructura, así como la descripción y respeto por cada uno de los protagonistas de las competencias que les incumben es esencial para su reanudación. A esto hay que añadir la transparencia en la gestión como caballo de batalla en la visión que tiene de una JED que respira la espiritualidad del corazón traspasado de Cristo y se hace el estandarte del carisma dehoniano en tierra africana.

P. Noudjom Tchana Alban Pascal scj

Estudiante en ciclo de Doctorado UP Comillas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *