Jesús se quedó entre nosotros

988566_386083281599333_6301266329751722143_n

Jesús decidió quedarse en ese pan nuestro de cada día, en ese pan físico, ácimo, sin levadura, pero pan al fin y al cabo. En ese pan necesario e imprescindible. En el pan cotidiano. Es tremendo: todo un Dios, con su omnipotencia y poder, en algo tan sencillo, tan común, tan diario como el pan. Incomprensible y estremecedor…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *