Jueves de Pascua con el Corazón de Jesús

La Iglesia y sus tesoros estaban simbolizados por el agua y la sangre que salieron del costado de Jesús en el Calvario. Es así como Eva, figura de la Iglesia, había salido del costado de Adán. El agua y la sangre representarían el bautismo y la eucaristía, que son los principales sacramentos. Cuando Cristo instituyó la penitencia después de la resurrección, mostró a sus apóstoles la herida de su costado, que era la fuente de las más escondidas gracias. Es entonces que les dice, mientras ellos manifestaban su alegría y su gratitud: “Recibid el Espíritu Santo; los pecados que vosotros perdonéis serán personados, y los que vosotros retengáis, serán retenidos”. (P. Dehon)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *