La historia detrás de una historia

Hacía tiempo que había pasado la medianoche. En la redacción solo quedaba él. Las luces de los otros puestos de trabajo se habían apagado hacia mucho, el ligero rumor de los ventiladores de los numerosos ordenadores dejados en “stand by” eran los únicos ruidos que aún se sentían. Se apoyó en el respaldo de la silla y suspiró. “¿Lograré entenderlo alguna vez?” era el pensamiento que le pasó por la cabeza. Desde hacía días se ocupaba de la historia de un francés que había fundado una orden religiosa en el siglo XIX. Rápidamente se había hecho en internet con las pertinentes informaciones, también se había leído un par de biografías, escritas casi exclusivamente por hermanos bienintencionados. Tenía desde hacía días a disposición la historia de este León Dehon, y habría podido publicarla ya al comienzo de la semana: hijo de padres burgueses de buena posición, se había sumergido en las cuestiones sociales del siglo XIX, se había ocupado de política, había fundado una Comunidad de personas que pensaban como él, había tenía que sufrir algunos contratiempos, procedentes de representantes de la Iglesia, pero también de algunos compañeros suyos, con el paso al siglo siguiente se había convertido en un hombre más tranquilo, con su Comunidad había superado la primera guerra mundial, y había muerto muy anciano. Seguramente una vida apasionante, de la cual se podía extraer una buena historia. Pero no una vida sensacional, como la de San Francisco, Gandhi o Martin Luther King. Sin embargo, lo que desde el inicio lo había fascinado, era el hecho de que millares de personas, de generación en generación, se había asociado a su Comunidad. Además, el caso no parecía agotarse. Naturalmente, y esto le parecía claro, no todos habían entrado en la Comunidad solo porque estaban entusiasmados por Dehon. Dehon había iniciado un movimiento que un siglo después existía aún. Vuelto a casa, había hablado con su chica, que le había hecho la misma pregunta que se hacía tiempo atrás y que no le daba paz “¿Por qué hizo todo esto?”.
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *