…la mirada de esperanza…

Cristo ha muerto y ha sido enterrado. La mirada del Padre tendría que ser de tristeza, sin embargo, está llena de esperanza. En el sábado santo, como en todos los sábados del año dedicados a María, la Iglesia celebra el dolor, la fe y la esperanza de nuestra madre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *