La Parroquia de San Antonio de Padua de Málaga celebró la fiesta de su Patrono

QUÉ VIVA SAN ANTONIO…!

Como todos los años, la Parroquia de San Antonio de Padua de Málaga celebró la fiesta de su Patrono, según las costumbres de la imagenería de estas tierras andaluzas y con gran participación de la feligresía. Como preparación a la fiesta celebramos un triduo solemne con exposición del Santísimo, los ejercicios del Santo y seguidamente la Eucaristía. con la participación de un coro cada día :”Aire andaluz”, Coro los rosales”,y “Casa Alora-Gibralfaro”. Y al final no podía faltar el canto a la Virgen rociera.

En la Eucaristía del día del Santo, a invitación del Sr. Párroco este año ocupó la sagrada cátedra el P. Pedro scj que supo impactar a los fieles profundizando en la vida y milagros de San Antonio llevados a nuestra realidad. Al finalizar la Eucaristía celebramos un ágape en los salones de la Parroquia con la colaboración de los fieles.

Pero, ¿y el pan? Bueno, pues en esta fiesta no puede faltar el “Pan de San Antonio” Gracias a una bienhechora anónima, parece que por promesa, ofrece el pan para todos los asistentes, que al final de la Eucaristía se reparte el día 13 y el domingo día 14.

Tampoco pudo faltar la procesión que tuvo lugar el domingo día 14 por un corto recorrido de la feligresía. Con cantos y vítores al Santo llegamos a la Casa Alora, allí el Coro aguardaba el cortejo y tuvo lugar la estación del Santo y la actuación del Coro con varias melodías de intercesión al Santo. Qué viva San Antonio…!

Algo de larga costumbre si que faltó en la fiesta. esta vez, la “Verbena popular”, dado que el gran promotor y organizador de estos actos había fallecido inesperadamente, no era prudente y por respeto a la familia y colaboradores vimos muy oportuno que la fiesta terminara solamente con los actos litúrgicos. Así fue este año la fiesta de San Antonio que la Parroquia ha vivido con entusiasmo y con muchas promesas al Santo; unas para pedirle, otras para agradecerle. ¿Y la conversión que predicaba el Santo…? En realidad San Antonio tiene un trabajo inmenso, el infatigable y tan invocado. San Antonio Bendito ruega por nosotros.
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *