Los misioneros vivimos del calor de la gente, pero sobre todo de nuestra fe

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *