Celebración de la Memoria del Beato Juan Mª de la Cruz

Memoria Beato

Los Dehonianos estamos de celebración, es un día grande para nuestra Congregación. Hoy, 22 de septiembre, recordamos la memoria del Beato Juan Mª de la Cruz, hasta ahora el único Dehoniano en ser beatificado. Fue el 11 de marzo de 2001 cuando el papa Juan Pablo II lo beatificó en Roma, junto con otros 232 mártires españoles, por dar la vida por Jesucristo, durante los años 1936-1939.

Desde hoy hasta el domingo 24 de septiembre, la comunidad de Puente la Reina reúne a una treintena de familiares del Beato Juan Mª de la Cruz para venerar a su tío, una oportunidad para transmitir el testimonio que recibieron de sus padres, los hermanos del Beato. En la Iglesia del Crucifijo, en Puente la Reina (Navarra), están guardados todos los tesoros del Beato, desde el sepulcro a escritos suyos de la época que se han conservado con mucho cariño.

El Beato Juan Mª de la Cruz nació el 25 de septiembre de 1891 en San Esteban de los Patos (Ávila). Muy pronto recibió la llamada al sacerdocio y a la vida religiosa. Es conocido como el Patrón de las Vocaciones Dehonianas, pues en el seminario se preocupaba y desvivía por las jóvenes vocaciones, hablando del amor misericordioso de Dios. Se desvivió por los pequeños y sencillos para que tuvieran lo necesario para vivir en aquel humilde seminario de Puente la Reina, donde se le conoce también como el “ángel tutelar de la casa”.

Su paso por el Seminario dejó entre los alumnos el recuerdo de un hombre de piedad y de fervor admirables, pues siempre aprovechaba sus viajes para hacer apostolado difundiendo la devoción a la Adoración real y perpetua del Santísimo Sacramento, así como la devoción al Amor misericordioso.

Al estallar la guerra civil, acudió a Valencia en busca de refugio, donde fue detenido mientras contemplaba horrorizado la quema de la iglesia de los Santos Juanes. A pesar de ir vestido de paisano, no ocultaba su condición de sacerdote. La noche del 23 de agosto de 1936, fue fusilado junto con otros encarcelados en Silla (Valencia).

El P. Juan Mª de la Cruz vivió amando y murió perdonando. Siempre será recordado como un buscador incansable de la voluntad de Dios.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *