Mensaje final de la 8º Semana Ibérica

Mensaje final a la Congregación
Las Provincias portuguesa y española han celebrado conjuntamente una vez más una semana de formación permanente que desde hace anos es llamada “Semana ibérica”. El tema central de su reflexión ha sido: “El testimonio dehoniano en nuestro mundo de hoy”, donde la palabra “nuestro” quiere delimitar nuestro contexto español y portugués, ciertamente muy influenciado por el contexto cultural y religioso europeo.

El método que hemos seguido para avanzar en nuestra reflexión ha sido el clásico: ver, juzgar, actuar. De ahí que hayamos comenzado por un análisis histórico de la realidad portuguesa y española en los dos últimos siglos, bajo el punto de vista de las relaciones entre la Iglesia y la sociedad, y bajo el punto de vista eclesiológico y pastoral. Para ello nos ayudaron dos profesores, que cultivan la historia y la teología, uno de Portugal y uno de España. El primer día terminó con la exposición de cinco opciones pastorales que tienen preferencia en nuestras Provincias: pastoral juvenil, social, parroquial, educativa y misionera. Así termino el momento de “ver”.

El segundo día lo dedicamos a “juzgar” nuestro testimonio a la luz de las respuestas pastorales que el P. Dehon en su tiempo, y también a la luz de las abundantes y sugerentes indicaciones que aportan nuestras Constituciones actuales. Esto fue desarrollado por dos religiosos dehonianos, uno de cada Provincia, cuyas conferencias nos aportaron muchas sugerencias para revisar nuestra vida y nuestras formas de hacer pastoral en los campos donde cada uno de nosotros trabaja en la actualidad. Hecho esto, se pasó a una reflexión por grupos según lo expuesto en los cinco campos preferentes de acción pastoral que desarrollan nuestras provincias. Las conclusiones de lo hablado en estos grupos fueron expuestas en la asamblea general.

El día siguiente fue dedicado a conocer juntos en un paseo por Lisboa dos apostolados de la Iglesia portuguesa que tienen que ver con los medios de comunicación: “Logomedia” y la radio mas grande del país, que es la radio católica “Renascença”. En la visita a los dos medios pudimos apreciar el compromiso de la Iglesia portuguesa por estar presente en este campo social que tanto bien hace para que se mantenga la cultura católica del país. La mañana termino con la visita a la parroquia de Queijas y a su centro social, de mucha importancia para mayores, enfermos y niños, además de la pastoral parroquial. Una presencia dehoniana que trata de llevar el carisma al entorno donde está ubicada. Por la tarde pudimos gozar de un paseo por la bella ciudad de Lisboa.

El ultimo día fue dedicado al “actuar”. Para ello se ofreció una síntesis de lo hablado en los grupos, de modo que todos tengamos presente lo que ya hacemos bien, lo que puede mejorar en nuestra pastoral y testimonio y aquellos retos que nos lanza la situación social y religiosa de nuestros países para vivir como dehonianos y hacer fructificar nuestro espíritu congregacional para bien de la Iglesia y de las personas que tenemos confiadas en nuestro apostolado. Seguidamente, tuvo lugar una mesa redonda en la que tratamos de ver cómo podemos ser mejores dehonianos hoy. Para ello tres de nuestros religiosos ofrecieron su visión sobre tres campos en que poder ejercer la profecía a la que esta llamada nuestra vida religiosa: profecía de la reparación, profecía de la vida fraterna y profecía del dialogo cultural. En la eucaristía final fuimos presididos por los dos Obispos de nuestra Provincia portuguesa: D. Antonio Braga y D. Manuel Quintas.

Como en otras ocasiones, el mejor fruto de nuestro encuentro ha sido el fortalecimiento de nuestra fraternidad. Una vez más hemos sentido que nuestras Provincias son de verdad hermanas, y se han estrechado los lazos de amistad y colaboración que ya existen de muchos modos entre nosotros. Además, hemos experimentado que nuestras provincias están muy vivas, y que en ellas no falta el deseo de mejorar la calidad de nuestra vida religiosa y de ser creativos en la misión. Se ha fortalecido nuestro sentimiento de pertenencia a la Congregación aunque no hemos ocultado nuestras debilidades en los diálogos que han tenido lugar. Nuestro mensaje a toda la Congregación es una llamada a seguir buscando de modo apasionado las inmensas posibilidades que nos da nuestro carisma fundacional para ser una luz evangélica significativa en el hoy que Dios nos regala para hacer presente su Reino de amor.

Ver crónica día a día de la 8º Semana Ibérica

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *