MES DE MARZO CON EL P. DEHON, 26 de Marzo

FUNDADOR: EL DESARROLLO DE LA OBRA

Se es fundador de un Instituto religioso por don divino, no por opción personal. Cuando uno percibe haber recibido de Dios tal vocación, entonces es deber del llamado corresponder en fidelidad, poniendo por obra cuanto se requiere para fundar una nueva Congregación en la Iglesia.

¿De qué modo correspondió León Dehon a su carisma de fundador? A diferencia de otros fundadores, que dieron vida a su Orden religiosa junto a otros compañeros, León Dehon, no encontrando un Instituto que respondiese a su espiritualidad, decidió fundar uno nuevo, incluso estando solo para iniciarlo. Comenzó una especie de noviciado para sí mismo, escribiendo las primeras Constituciones. En ellas expresaba su experiencia espiritual, la espiritualidad a compartir con quien se agregase y establecía las reglas disciplinares y los usos, según el modo de vivir de los Institutos del tiempo. Tras el año de noviciado, el 28 de junio de 1878 emite la primera profesión religiosa en manos del delegado del Obispo: está solo y es el primer Sacerdote del S. Corazón. Solo algún mes después, en agosto, se incorporan el abbé Rasset y dos hermanos coadjutores; abre así, en septiembre, la casa de noviciado “S. Corazón” en San Quintín, y hace de padre maestro para los tres primeros miembros. En 1879 se unen otros tres miembros, de los que cinco son sacerdotes; en 1880 se unen 11 miembros. En 1882 abre la primera escuela apostólica en Fayet (Francia) para el reclutamiento de las vocaciones entre los adolescentes; abre una escuela apostólica y noviciado, con 17 novicios, en Watersleyde-Sittard en Holanda. El reclutamiento de los miembros se programa con el sistema de las Escuelas Apostólicas, inicialmente con carácter internacional. De hecho los primeros religiosos alemanes fueron alumnos de las Escuelas apostólicas de Holanda y Bélgica; mientras que los primeros miembros italianos fueron alumnos de la Escuela Apostólica Fayet de Francia. Sucesivamente abre Escuelas Apostólicas en otras naciones para iniciar el desarrollo de la Congregación en estos países.

Además de la capacidad organizativa del P. Dehon, se debe tener en cuenta que su carisma respondía totalmente a los requisitos espirituales del tiempo: espiritualidad “de amor y de reparación”. Téngase también en cuenta la personalidad de León Dehon: hombre excepcional por su inteligencia y su vida interior, su capacidad de lectura de los signos de los tiempos y la respuesta apostólica adecuada.

Fundada solo por él la Obra, a los diez años del inicio, en mayo de 1888 cuenta con 60 religiosos, de los cuales 25 son sacerdotes, procedentes de 25 diócesis; había 7 casas situadas en Francia y Holanda. tras veinte años, en 1897, cuenta con 172 miembros con 15 casas en Francia, Holanda, Bélgica, Luxemburgo, Italia, Brasil, Congo Belga. A la muerte del P. Dehon, 12 de agosto de 1925, la Congregación cuenta con 772 religiosos y está presente, además de en las naciones ya dichas, en Finlandia, Canadá, Camerún, Alemania, Austria, España, USA, Sudáfrica, Indonesia.

Si el grano nu muere no puede producir mucho fruto, de otra manera queda solo. El desarrollo de la Obra se debe ciertamente a las capacidades organizativas del P. Dehon y a su intrepidez apostólica, pero sobretodo al fervor inicial de sus miembros y a la muerte y resurrección de la misma Obra, que imprimió el sello de la cruz en el P. Dehon y en los Sacerdotes del S. Corazón.
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *