MES DE MARZO CON EL P. DEHON, 27 de Marzo

FUNDADOR: EMPUJE MISIONERO

Además del apostolado social, las misiones constituyen la segunda característica apostólica de los Sacerdotes del S. Corazón. El apostolado misionero se ubica en las finalidades de la Obra desde los inicios de la fundación. “Obteniendo del Corazón de Jesús el espíritu de sacrificio, estaremos felices por estar presentes en las misiones”: así escribe el P. Dehon en la carta de 1882 al Santo Padre. Tal apostolado responde a las exigencias de su espiritualidad de oblación reparadora. “Es evidente que el Sagrado Corazón de Jesús será más honrado si el celo por su gloria se ejerce en condiciones difíciles, como en las misiones lejanas. Se cumple entonces un acto de abnegación y es una gran prueba de amor hacia nuestro Señor” (Carta circular, 162). El apostolado misionero se desarrolla de tal manera y con tanta importancia en la Congregación que se indica como finalidad característica de los
Sacerdotes del S. Corazón. “Me quedan pocos años de vida, escribe en su Diario en 1909, quiero fijar de modo más preciso el fin de nuestra querida obra, para que no se alejen después de mí. Este fin es doble: el apostolado de la adoración reparadora y el apostolado de las misiones. El primero se satisface en nuestras capillas mediante la adoración al Ss. Sacramento… Para cumplir el segundo fin, tenemos misioneros en Europa, pero vamos también a las misiones lejanas, por muy arduas y peligrosas que puedan ser” (NQT, nov. 1909).

A diez años de la fundación del Instituto, el P. Dehon puede abrir la primera misión en Ecuador (1888-1896) con el P. Gabriel Grison y otro padre. Al partir, el P. Dehon se postró para besar sus pies, recordando el texto de Isaías y de Pablo: “Qué bellos son los pies de aquellos que traen una alegre noticia de bien” (Rm 10, 15). Siempre encabezados por el P. Grison abre la misión de Congo Belga (1897), el actual Zaire, dando inicio a la primera evangelización de aquella tierra donde aún hoy trabajan los dehonianos. Al principio, muchos misioneros enfermaron o murieron a causa del clima. En 1960 en la revuelta de los Simbas, los dehonianos tuvieron 29 misioneros mártires: entre ellos el obispo dehoniano Mons. Wittebols y el P. Bernardo Longo.

En 1907 abrió la misión de Finlandia para implantar la Iglesia católica. En 1912 abre una misión en Camerún, enviando primero padres alemanes y después, en julio de 1920, padres de lengua francesa. Hoy en Camerún hay una Provincia religiosa dehoniana y también religiosos cameruneses.

En 1923 el P. Dehon abre las misiones de Sumatra en Indonesia y de Sudáfrica. En Indonesia hay una floreciente Provincia religiosa dehoniana.

Al final de su vida, haciendo un balance de su larga existencia, parte de su vocación misionera: “El ideal de mi vida, el voto que formulaba con lágrimas en mi juventud, era el de ser misionero y mártir. Me parece que este voto se ha cumplido. Misionero lo soy con más de cien misioneros que tengo en todas las partes del mundo. Mártir lo soy por las consecuencias que Nuestro Señor dio a mi voto de víctima, sobre todo de 1878 a 1884, por las expoliaciones y abajamientos hasta el Consummatum est” (NQT, enero 1925).

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *