Mes de Mayo con María, el Nacimiento de Jesús

Contemplamos la escena 

 Contempla la escena: las figuras, los colores, el paisaje. Estamos ante la imagen del Nacimiento de Jesús. La noche, con su oscuridad cubre el cielo. Pero la luz dorada ilumina el acontecimiento. Una estrella está presente en la venida de Dios al mundo.

 Jesús nace en una cueva, rodeado de animales. Está en suelo, pero arropado por sus padres. María contempla este misterio arrodillada, en signo de veneración y de postración. Toma a su hijo por la mano y lo mece con la suya. Amor de madre. Sencillez y ternura traslucen de este acontecimiento.

 ¡Dios naciendo en un pesebre! ¡Qué locura! Pero que pasión y amor por el hombre. Dios nos descoloca de nuevo. Se hace niño humilde y sencillo para que, desde ahora, lo pequeño y lo diminuto cuenten en esta vida. Jesús desprotegido de toda grandeza abre los brazos al mundo, a todos, a ti y a mí, para acogernos.

 San José meditando este misterio de Dios. Acoge lo que viene de la Altura. Acepta, pero no con resentimiento sino cumpliendo la voluntad de Dios. José contempla y asiente. ¡Que se cumpla tu voluntad! No entiendo, pero acepto, Señor.

 La roca representa la tierra, el mundo al que vino Jesús, la humildad de su destino. Observamos un árbol que florece. Es el tronco de Jesé. En el se cumplen las promesas. Aquello que parecía no tener vida, recobra su ser. El árbol sin vida, florece de nuevo. Dios hace nuevas las cosas. Nos recuerda que la promesa dada a sus hijos a lo largo de la historia se cumple en Jesús. Con Jesús florece la vida y cambia el destino de los hombres.

 

 

Escuchamos la escena: Lc 2, 1-20 Sucedió que por aquellos días salió un edicto de César Augusto ordenando que se empadronase todo el mundo. Este primer empadronamiento tuvo lugar siendo gobernador de Siria Cirino. Iban todos a empadronarse, cada uno a su ciudad. Subió también José desde Galilea, de la ciudad de Nazaret, a Judea, a la ciudad de David, que se llama Belén, por ser él de la casa y familia de David, para empadronarse con María, su esposa, que estaba encinta. Y sucedió que, mientras ellos estaban allí, se le cumplieron los días del alumbramiento, y dio a luz a su hijo primogénito, le envolvió en pañales y le acostó en un pesebre, porque no tenían sitio en el alojamiento. Había en la misma comarca unos pastores, que dormían al raso y vigilaban por turno durante la noche su rebaño. Se les presentó el Ángel del Señor, y la gloria del Señor los envolvió en su luz; y se llenaron de temor. El ángel les dijo: «No temáis, pues os anuncio una gran alegría, que lo será para todo el pueblo: los ha nacido hoy, en la ciudad de David, un salvador, que es el Cristo Señor; y esto os servirá de señal: encontraréis un niño envuelto en pañales y acostado en un pesebre.» Y de pronto se juntó con el ángel una multitud del ejército celestial, que alababa a Dios, diciendo: «Gloria a Dios en las alturas y en la tierra paz a los hombres en quienes él se complace.» Y sucedió que cuando los ángeles, dejándoles, se fueron al cielo, los pastores se decían unos a otros: «Vayamos, pues, hasta Belén y veamos lo que ha sucedido y el Señor nos ha manifestado.» Y fueron a toda prisa, y encontraron a María y a José, y al niño acostado en el pesebre. Al verlo, dieron a conocer lo que les habían dicho acerca de aquel niño; y todos los que lo oyeron se maravillaban de lo que los pastores les decían. María, por su parte, guardaba todas estas cosas, y las meditaba en su corazón. Los pastores se volvieron glorificando y alabando a Dios por todo lo que habían oído y visto, conforme a lo que se les había dicho.

 

Reflexión “Allí estaba. María y José le miraban y no entendían nada. ¿Era aquello –aquel muñeco de carne blanda- lo que había anunciado el ángel y el que durante siglos había esperado su pueblo? […] Pero ellos no lo entendían. Lo adoraban, pero no lo entendían. ¿Aquel bebé era el enviado para salvar el mundo? Dios era todopoderoso, el niño todo desvalido. El Hijo esperado era la Palabra; aquel bebé no sabía hablar. El Mesías sería “el camino”, pero éste no sabía andar. Sería la verdad omnisciente, mas esta criatura no sabía ni siquiera encontrar el seno de su madre para mamar. Iba a ser la vida; aunque se moría si ella no lo alimentase. Era el creador del sol, pero tiritaba de frío y precisaba del aliento de un buey y una mula. Había cubierto de hierba los campos, pero estaba desnudo. No, no lo entendía. ¿Cómo podían entenderlo? María le miraba y remiraba como si el secreto pudiera estar escondido debajo de la piel o detrás de los ojos. Pero tras la piel sólo había una carne más débil que la piel, y tras los ojos sólo había lágrimas, diminutas lágrimas de recién nacido. Su cabeza de muchacha se llenaba de preguntas para las que no encontraba respuestas: si Dios quería descender al mundo, ¿por qué venir por esta puerta trasera de la pobreza? Si venía a salvar a todos, ¿por qué nacía en esta inmensa soledad? Y sobre todo ¿por qué la habían elegido a ella, la más débil, la menos importante de las mujeres del país? No entendía nada, pero creía, sí. ¿Cómo iba a saber ella más que Dios? ¿Quién era ella para juzgar sus misteriosos caminos? Además, el niño estaba allí, como un torrente de alegría, infinitamente más verdadero que cualquier otra respuesta”. (J. L. Martín Descalzo, Vida y misterio de Jesús de Nazaret, 131-132)

Oramos la escena:

Madre, María. Te llamamos vida y dulzura, esperanza nuestra; te llamamos en nuestra peregrinación por esta vida.

Te llamamos siempre Madre, Madre de todos los hombres, acogedora de todos los que te invocan, ternura de los pasos cansados.

Tú, Madre, eres tan sencilla, tan pobre, tan nuestra, que queremos que sigas constantemente a nuestra lado.

Madre, ayúdanos en los momentos difíciles; enséñanos a ser como tú: presencia y cercanía para los que lloran, empuje y ánimo para los que lo pasan mal. Amén.
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *