Mes de Mayo con María, La Visitación de María a su prima Isabel

Contemplamos la escena

 Contempla la escena. Fíjate en las dos mujeres. Su actitud, su manera de mirar. Observa los colores: dorados, ocres, marrones,… Métete en el acontecimiento: nos encontramos con la Visitación de María a su prima Isabel, para anunciarle que va a ser Madre de Dios.

 Dos mujeres que se encuentran para contarse sus cosas, su realidad, sus buenas noticias: las dos van a ser madres. ¡Qué gran acontecimiento! Las dos tienen una de sus manos puestas en sus vientres. Cuentan con sus hijos y sin decir palabra, con ese sencillo gesto, las dos se están comunicando y señalando su maternidad.

 Sus rostros son de serenidad y de una alegría llena de paz y sosiego. Confían en Dios y en sí mismas. Las dos tienen su rostros inclinados y mirándose. Se están saludando. ¡Qué gozo de encuentro!

 María lleva en una mano un pergamino. Es una buena noticia que le va a transmitir a su prima Isabel: ¡Será Madre de Dios! ¡Como para no comunicar esa buena noticia! Isabel tiende su mano a María para acogerla en su casa, felicitarla y exultar de gozo con ella. Las dos comparten su vida.

 

Escuchamos la escena: Lc 1, 39-56) En aquellos días, se levantó María y se fue con prontitud a la región montañosa, a una ciudad de Judá; entró en casa de Zacarías y saludó a Isabel. Y sucedió que, en cuanto oyó Isabel el saludo de María, saltó de gozo el niño en su seno, e Isabel quedó llena de Espíritu Santo; y exclamando con gran voz, dijo: «Bendita tú entre las mujeres y bendito el fruto de tu seno; y ¿de dónde a mí que la madre de mi Señor venga a mí? Porque, apenas llegó a mis oídos la voz de tu saludo, saltó de gozo el niño en mi seno. ¡Feliz la que ha creído que se cumplirían las cosas que le fueron dichas de parte del Señor!»
Y dijo María: «Engrandece mi alma al Señor y mi espíritu se alegra en Dios mi salvador porque ha puesto los ojos en la humildad de su esclava, por eso desde ahora todas las generaciones me llamarán bienaventurada, porque ha hecho en mi favor maravillas el Poderoso, Santo es su nombre y su misericordia alcanza de generación en generación a los que le temen.
Desplegó la fuerza de su brazo, dispersó a los que son soberbios en su propio corazón. Derribó a los potentados de sus tronos y exaltó a los humildes. A los hambrientos colmó de bienes y despidió a los ricos sin nada.
Acogió a Israel, su siervo, acordándose de la misericordia
– como había anunciado a nuestros padres – en favor de Abraham y de su linaje por los siglos.»
María permaneció con ella unos tres meses, y se volvió a su casa.

 

Reflexión “Isabel estaba, seguramente, a la puerta (todo el que espera el gozo está siempre a la puerta). Y sus ojos se iluminaron al ver a María, como presintiendo que una nueva gran hora había llegado. […] Había sido un simple saludo, quizá un simple contacto. Tal vez al abrazarse, los dos senos floridos se acercaron. Y el no nacido Juan “despertó”, se llenó de vida, empezó su tarea. Realizó la más bella acción apostólica que ha hecho jamás un ser humano: anunciar a Dios “pateando” en el seno materno. E Isabel entendió aquel pataleo del bebé. El salto del niño fue para ella como para María las palabras del ángel: la pieza que hace que el rompecabezas se complete y se aclare. Ahora entendía la función de su hijo, ahora entendía por qué ella había esperado tantos años para convertirse en madre, ahora toda su vida se iluminaba como una vidriera. […] También el corazón de María saltó de alegría. No tendría que explicar nada a su prima: ya lo sabía todo. Dios se había anticipado alas difíciles explicaciones”. (J. L: Martín Descalzo, Vida y misterio de Jesús de Nazaret, 101-102)

 

Oramos la escena: Magníficat

Proclama mi alma la grandeza del Señor,
se alegra mi espíritu en Dios, mi salvador;
porque ha mirado la humillación de su esclava.

Desde ahora me felicitarán todas las generaciones,
porque el Poderoso ha hecho obras grandes por mí:
su nombre es santo,
y su misericordia llega
a sus fieles de generación en generación.

Él hace proezas con su brazo:
dispersa a los soberbios de corazón,
derriba del trono a los poderosos
y enaltece a los humildes,
a los hambrientos los colma de bienes
y a los ricos los despide vacíos.

Auxilia a Israel, su siervo,
acordándose de la misericordia
-como lo había prometido a nuestros padres-
en favor de Abrahán y su descendencia por siempre.
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *